El encabalgamiento es un recurso retórico que a menudo lo vemos en figuras literarias como la poesía. Se presenta cuando el final de un verso, desde el punto de vista semántico, no está en la misma línea donde inició, sino que se extiende a la línea siguiente en la que además empieza un nuevo verso.

El encabalgamiento también ocurre cuando una palabra debe ser separada por cuestiones de espacio; así como cuando escribimos en una hoja de papel en la que debemos usar un guion para indicar que la palabra fue cortada y que continúa en la próxima línea.

Tipos de encabalgamiento

  • Encabalgamiento abrupto. Se presenta cuando se corta el verso antes de la quinta sílaba.
  • Encabalgamiento suave. Se produce después de la quinta sílaba del verso.

Ejemplos de encabalgamiento

Bien como la ñudosa

carrasca, en alto risco desmochada

con hacha poderosa

de ser despedazada

del hierro, torna rica y esforzada…

Fray Luís de León (Siglo XVI)

 

Una tarde parda y fría

    de invierno. Los colegiales

estudian. Monotonía

de la lluvia en los cristales.

Antonio Machado

 

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte

despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo

    oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando…

Blas de Otero. Bilbao, (1916-1979)

 

Juan cantó

    en el recital

    el sábado.

 

Oye cuánto ruido; el mundo tiembla

    como un abril pisoteado. Advierte

    de qué manera el hombre necesita

    cantar su muerte con la voz del trueno.

 

La mocedad del año, la ambiciosa

vergüenza del jardín, el encarnado

oloroso rubí, tiro abreviado,

también del año presunción hermosa.

 

Reprensiones son, ¡oh Flora!, mudas

de la hermosura y la soberbia humana,

que a las leyes de flor está sujeta. (Quevedo)

 

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos
las polvorientas encinas!…

Bien como la ñudosa
carrasca, en alto risco desmochada
con hacha poderosa
de ser despedazada
del hierro, torna rica y esforzada…

En el silencio sólo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba.