Los signos lingüísticos son un conjunto de contextos observados por el hombre a través de sus sentidos. Es la asociación indisoluble de una idea o concepto con una forma sonora y comprenden dos términos psíquicos unidos en nuestro cerebro, el significado y el significante.

Significado

Es la imagen que asociamos automáticamente a la palabra, determinada como la idea notable de cualquier palabra compuesta por un conjunto de características que se recuerdan al leer.

Significante

Es la imagen acústica definida como la palabra que representa al objeto mediante una cadena de sonidos.

Los signos lingüísticos están formados por cuatro (04) principios:

  • Arbitrariedad:

    Indistintamente de la comunidad lingüística que sea, siempre va a tener el mismo significado.

  • Ejemplo: Los ladridos de un perro siempre van a sonar igual en cualquier parte del mundo, sin embargo, plasmar por medio de la escritura el sonido, va a variar según cada comunidad.
  • Lineabilidad:

    No existen palabras que se puedan decir al mismo tiempo, intentar hacerlo es sencillamente imposible. Cada frase está conformada por silaba tras silaba, palabra por palabra para así poder formar el significante.

  • Inmutabilidad:

    Significa que un individuo no puede cambiar de un momento a otro el significante o concepción de una o varias palabras ya que esto va a depender de toda una comunidad lingüística.

  • Ejemplo: Cuando se decide llamar al gato de esa forma, no hay un motivo unipersonal para llamarlo de otra forma, esto es estático e inmutable.
  • Mutabilidad:

    Es el cambio, evolución y desarrollo que hay y que se puede dar en diferentes niveles, como forma, fonética y signos. Se modifican a través del tiempo, siendo esto de una forma gradual, casi imperceptible. Es la población en general la que acepta sus cambios para que así se practique.

Ejemplos de signos lingüísticos