Texto expositivo argumentativo

Podemos definir el texto expositivo como aquel que es empleado con el fin de que sea aclarado el significado real de una palabra, texto o comentario. Su finalidad es la de informar de forma precisa y clara la objetividad de un tema.

Un texto expositivo puede dividirse en dos vertientes, a saber:

  • Divulgativa: la intención de este texto es enseñar y dar a conocer una información que el público receptor desconoce. Generalmente el tipo de tema plasmado en este texto es de interés público.
  • Técnica o especializada: este texto es empleado en los casos en los que el público objetivo maneja información con respecto al tema. Su finalidad principal es dar la información referente a un tema determinado sin pretensiones didácticas de carácter específico.

Por otro lado, podemos decir que un texto meramente argumentativo es el que se emplea para poder defender, argumentar u objetar una determinada opinión o punto de vista específico. A través de este tipo de texto, la persona que lo redacta busca captar tanto la atención como la posición y valoración positiva de la opinión del receptor a través de pruebas y argumentos lo suficientemente creíbles y aceptables.

Debido a que la base de este tipo de texto es la sugerencia, la persuasión y el convencimiento, es por lo que se le conoce como un texto de carácter subjetivo, es decir, está basado en determinada opinión y punto de vista del autor del texto.

Ahora bien, teniendo en claro cada uno de los conceptos por separado, podemos decir entonces que un texto expositivo argumentativo es aquel texto que se emplea para exponer un punto sobre un tema determinado, mediante la argumentación lógica.

Este tipo de texto posee una estructura, a saber:

  • Uso deductivo
  • Inductivo
  • Reiteración de carácter lineal
  • Uso basado en el encuadre de tipo doble

Ejemplos de texto expositivo argumentativo

  1. Texto 1

  1. Texto 2

  1. Texto 3

  1. Texto 4

  1. Texto 5

  1. Texto 6

  1. Texto 7

  1. Texto 8

  1. Texto 9

  1. Texto 10