Para construir un edificio o cualquier tipo de estructura u objeto se deben tomar en cuenta muchos de los fenómenos físicos y meteorológicos a los que pudiera estar expuesto. Muchos de ellos se dan por factores expertos, otros por elementos internos de acuerdo a la naturaleza de los materiales. Uno de esos fenómenos es la tracción.

¿Qué es tracción?

La tracción es un trabajo que ocurre cuando dos fuerzas opuestas entre sí ejercen presión sobre una estructura u objeto logrando que se estire o simplemente que se mueva de su lugar de origen.

Normalmente, un cuerpo que se somete a tracción se deforma un poco, como una liga que logramos estirar y que en sus partes transversales se estrecha. Pero en ese caso, poco a poco vuelve a su estado natural, no así con otros objetos sólidos, cuya deformación puede ser permanente actuando con otra naturaleza diferente a la que se espera.

No todos los materiales pueden estar sometidos a tracción. El acero y algunos tipos de madera son un ejemplo de ello, esos y algunos otros materiales son resistentes a la tracción.

Cabe destacar, que también se le llama tracción a la acción de arrastrar un vehículo para moverlo de sitio. Como las carretas que eran llevadas por caballos, a esto se le llama tracción animal.

Ejemplos de Tracción

  1. Tendido eléctrico urbano
  2. Cables de acero
  3. Puentes colgantes
  4. Cuerdas de instrumentos musicales como guitarra
  5. Carretas arrastradas por caballos o bueyes
  6. Tirar de una liga sujetando sus dos extremos
  7. Disparar con una resortera
  8. Techos de lonas tensada
  9. Un auto remolcando a otro usando una cuerda o usando un remolque
  10. Cable de una grúa para construcción
  11. Columnas y pilares que sostienen la carga en un edificio
  12. Patas de una silla o mesa
  13. Plataformas los puentes
  14. Cortar algo con tijeras
  15. Apretar o quitar un tornillo