Plan de empresa

Se trata de una herramienta fundamental para cualquier empresa. En un plan de empresa, se explica a través de un proyecto, la idea de negocio que se desea plantear y el nivel de rentabilidad que este posee.

En todo plan de empresa, se busca, sintetizar la información al máximo, colocando en ella solamente lo más relevante, para posteriormente poder analizar y estudiar su viabilidad.

En un plan de empresa, se puede permitir evaluar cada aspecto del negocio que se plantea, estudiando las diversas problemáticas que se puedan presentar.

Ejemplos de plan de empresa

  1. Plan de empresa de una cafetería

“La idea de negocio

Proponemos una cafetería basada en el concepto de buffet, pero con control de los platos consumidos (no se trata de un buffet libre). Los clientes entran con sus bandejas en un circuito cerrado donde pueden elegir diversos primeros, segundos, postres y bebidas, antes de pasar por caja y pagar su comida antes de dirigirse al área de mesas para disfrutar de la comida.

Es un concepto que se puede considerar como comida rápida, que permite que los usuarios no pierdan tiempo y en general tiene un precio económico. Es habitual en grandes empresas o lugares públicos (hospitales, aeropuertos, autopistas).

¿A qué necesidad responde la idea de negocio?

La crisis ha reducido sustancialmente la capacidad adquisitiva de los consumidores. Una parte importante de la oferta de restaurantes ha tenido que cerrar, debido a la caída de ventas en el sector (cercana al 30% desde el inicio de las dificultades económicas).

Por otra parte, existe un mercado de trabajadores que buscan variedad en los platos y rapidez de servicio, mientras tener que pagar sus comidas cada día supone un gasto mensual importante.

Ubicación del proyecto

Lo ideal para este tipo de empresa es buscar una ubicación cercana a un gran núcleo de trabajo. Por ejemplo en las inmediaciones de polígonos industriales, centros comerciales o centros de negocio. Hay que tener en cuenta que la clientela principal es el empleado que no tiene tiempo de volver a casa para comer y busca un sitio barato y variado, por lo que no se puede situar muy lejos de esos centros de trabajo.

Aunque puede haber cafeterías de pequeño tamaño, para aprovechar las economías de escala es importante poder contar con cierto volumen, lo que aumenta la importancia de ubicar una zona con un número de trabajadores suficientes.

Equipo promotor

Es muy recomendable que las personas que vayan a llevar un proyecto en el sector de la restauración tengan la experiencia necesaria. Aunque pueda parecer sencillo, hay aspectos logísticos y sanitarios importantes, y se requiere organización y saber hacer para orientar a un grupo de empleados que suele ser importante.

En el caso de un sistema de buffet, la plantilla es menor (no hay camareros), pero se sigue necesitando a un número importante de personas para la cocina, la limpieza y las cajas.

Estudio de competencia

Compitiendo con el concepto de cafetería buffet por los clientes trabajadores que tienen un presupuesto pequeño y poco tiempo hay diversos actores importantes.

  • En los polígonos, suele haber restaurantes grandes con menús ajustados, que varían su propuesta cada día y procuran conyugar rapidez de servicio y trato como en casa. En principio el concepto de la cafetería debería ofrecer mejores precios (se puede comprar cada uno de los platos individualmente) y más variedad.
  • En los centros comerciales, son habituales los buffets libres, además de una gran cantidad de restaurantes. Por lo general, tanto el buffet libre como el restaurante (de cadena o no) proponen precios bastante más altos que el concepto de cafetería que se propone.
  • Hay que contar con la competencia de las cafeterías internas de las grandes empresas. Normalmente reciben algún tipo de subvención por parte de la compañía por lo que es prácticamente imposible competir contra ellas. Si algún centro de trabajo importante tiene su propia cafetería, será mejor excluir a sus empleados del mercado potencial.
  • Es bastante habitual encontrarse con hamburgueserías, sandwicherías o bocaterías con precios muy competitivos. En este caso, el concepto de cafetería aporta una mayor variedad y unos platos más equilibrados por un precio no mucho más elevado.
  • También podrían estar trabajando en la zona otras cafeterías. Por ejemplo el Corte Inglés en algunos de sus centros tiene un servicio de buffet. En este caso se competiría por precio y por algunos servicios.

Estrategia de marketing y comunicación

Evidentemente, el trabajo de comunicación varía mucho en función de la ubicación del centro. Si se trata de una cafetería situada dentro de un centro comercial en una zona muy visible, la mayoría de las personas del lugar se percatarán de su apertura casi inmediatamente (lo que no quita que siempre es recomendable hacer publicidad).

En el caso de un polígono, es muy importante hacer un trabajo de comunicación con todas las empresas ubicadas en la zona industrial, y también en otros polígonos cercanos. Muchos de los clientes potenciales tendrán de todos modos que coger un coche para ir a comer, por lo que a estos efectos una distancia de 2 o 5 kilómetros importa relativamente poco.

Para este tipo de negocio, la estrategia más rentable es conseguir un acuerdo con una empresa para que sus empleados vengan a comer. Se puede perder un poco de margen (hace falta negociar los precios), pero a cambio se asegura un volumen de negocio importante. A contrario, cuando se haga el estudio de mercado, será necesario revisar que empresas importantes no tengan ya compromisos firmados a largo plazo con competidores.

Funcionamiento de la empresa

Una cafetería de este tipo tiene algunas diferencias significativas con un restaurante clásico.

  • Se preparan los platos por anticipado, y luego el cliente elige entre la oferta disponible. Por lo tanto se simplifica la producción de la comida. El número de platos suele ser también bastante menor que en la carta de un restaurante tradicional, lo que también contribuye a una mejor productividad en cocina. La contrapartida es que hay que tener un especial cuidado en las previsiones de cantidades por platos y un sistema muy eficiente para mantener las propiedades de los alimentos, tanto en caliente como en frío.
  • No hay servicio de mesa. Solamente es necesario servir los platos calientes, comprobar que en el buffet no faltan algunos platos y hacer un poco de limpieza en caso de que algunos clientes no recojan sus bandejas.
  • Es necesario tener al menos a una cajera para cobrar los alimentos, y a la hora punta pueden llegar a ser necesarias 2 o 3 para evitar que se pierda la gran ventaja de este sistema: la rapidez de servicio.

Inversión necesaria

El dinero que requiere una inversión de este tipo es muy similar al de cualquier restaurante. El material y los requisitos de la cocina son idénticos, hacen falta mesas, sillas y cajas de igual manera. Incluso algunos elementos son añadidos, como todo el sistema del buffet con sus neveras y sistemas para mantener caliente la comida.

La inversión necesaria para adaptar el local tanto a la reglamentación como a los aspectos prácticos del negocio puede suponer una cantidad importante.

También hay que invertir en la compra de las existencias iniciales de comida y bebida.

Es difícil estimar la inversión necesaria pero podríamos decir que como mínimo habría que desembolsar entorno a los 1000 $ (para un proyecto pequeño)

Previsión de ventas

Para calcular el número de comensales que se podría servir cada día, y puesto que el corazón de la clientela de este proyecto son los empleados de las empresas locales, lo más adecuado antes de lanzarse a trabajar en la idea sería realizar una encuesta a esos trabajadores, explicándoles el concepto y el rango de precios. Si los resultados de la encuesta demuestran un fuerte interés, se podrá extrapolar una previsión de venta basada en un número de comidas servidas.

Es importante recordar que las encuestas no son ninguna garantía, porque muchas personas pueden decir que vendrían y luego no hacerlo. Sin embargo si la encuesta no muestra ningún interés por el concepto, entonces sería mejor volver a plantearse la idea de otra forma.

Margen sobre ventas

La idea es hacer unos platos estándares y simples de preparar, por lo que el margen sobre cada uno de ellos sería importante (como suele ser el caso en la restauración en general). Sin embargo, al ser un proyecto orientado a cuidar el bolsillo de los clientes, el margen sería bastante menor a lo que suele ocurrir. Se buscaría compensar este margen menor de dos formas: por el volumen vendido y por unos gastos menores.

Gastos fijos

Al tener una oferta de comida estándar se puede producir más platos con menos personas, por lo que la proporción de cocineros por platos servidos es menor que en un restaurante normal y los gastos fijos en personal lógicamente también lo son. Además los cocineros pasan a servir los platos calientes y recolocar los platos fríos cuando hace falta, e incluso pueden organizar la limpieza de la sala si necesario.

Las cajeras son también parte de los gastos fijos, pero pueden ser empleadas a tiempo parcial, especialmente durante los momentos de mayor afluencia.

El alquiler del local y las amortizaciones del material constituirían otra parte muy significativa de los gastos.

A todo esto, habría que sumar los gastos habituales (suministros, servicios exteriores, etc.)”

  1. Plan de empresa para consultoría

“Sector: Consultoría especializada para empresas (según sector).

-Actividad: Consultoría especializada para empresas (según sector).

-Forma jurídica: Sociedad Limitada.

-Instalaciones: 60 m2 divididos en área de recepción, zona de juntas y espacio de trabajo.

-Equipos y maquinaria: Equipos informáticos (un equipo fijo, un portátil, una blackberry y una multifunción), software de gestión y material de papelería.

-Personal y estructura organizativa: Dos promotores/trabajadores.

-Cartera de servicios: Asesoría especializada.

-Clientes: Pymes con un número determinado de trabajadores y ubicadas en una zona muy concreta.

-Herramientas de promoción: Visitas comerciales; página web; rótulo comercial, anuncios en prensa, merchandising; redes sociales; boletín informativo por e-mail; plan de bonus para clientes que nos presenten a otras empresas; blog; Google AdWords; notas de prensa; acuerdos; y charlas de divulgación.

Idea de negocio

Al ponerte delante del plan de negocio de una consultoría, tienes que ser innovador en tu planteamiento inicial. No te vale con una ofer­ta–tipo. No puedes ofrecer lo mismo que propone ya una consultora que lleva años en el mercado. A no ser, cla­ro está, que ofrezcas ese mismo servicio a un nuevo segmento de clientes. Tienes que vender una solución llave en mano y tienes que resolver un problema a una empresa.

Céntrate en un campo concreto de actividad que domines: no quieras dar servicio en todas las áreas. No puedes tocar todos los palos. Eso muestra una falta de madurez del plan de negocio. Además, siempre hay tiempo para ampliar. Si eres bueno en finanzas, no puedes serlo también en tecnología, por poner un ejemplo. Sobre todo, si estamos hablando de una empresa con dos empleados.

Hay que buscar un equilibrio entre la especialización y la oferta generalista en la consultoría. Muchos emprendedores de consultoría entran en un producto excesivamente especializado cerrándose las puertas a oportunidades de negocio en otros te­mas.

Tu servicio

Las motivaciones para la adquisición de este tipo de servicios lógicamente difieren entre un tipo de cliente y otro. No obstante, en tu plan de negocio tienes que enfocarlo siempre desde el punto de vista del cliente: no destaques lo que tú vendes, sino el problema que le resuelves al cliente con lo que tú le ofreces. Es una cuestión de enfoque.

Enfoque De Negocio

Un empresario siempre va a asumir la consultoría como un coste, y cualquier buen empresario debe huir de incurrir en costes excesivos. Así, el emprendedor de consultoría debe darle la vuelta a la forma de vender su empresa; debe destacar o bien el ahorro que le va a suponer ese servicio al empresario o bien las soluciones que le van a suponer una descarga psicológica de sus problemas.

Para poder plantear este enfoque, tienes que pensar en paquetizar este tipo de servicios. Es muy difícil en sí vender horas de consultoría. Es mejor tener distintos paquetes (que ya incluyan horas). Se trata de convertir en sólido algo intangible. En algunos casos, se podrán, además, patentar y vender esos paquetes (cuando se puedan desarrollar, por ejemplo, con un software).

Localización

Si quieres poner en marcha una asesoría que se centre en py­mes, no quieras cubrir a todas las pymes. Céntrate en un sector de pymes específico y, si puede ser ‘geográficamente concreto, mucho mejor.

La adaptación al contexto socioeconómico de la zona o el territorio donde quieras implantar tu proyecto tiene en el grado de desarrollo socioeconómico de la zona una referencia importante. Cuánto mayor sea éste, generalmente también lo es el número y grado de especialización de las consultoras que ya trabajan en el terreno y, por lo tanto, más importante será tu especialización en un campo –energías renovables, recursos humanos, procesos de producción…–.

Esta especialización te obliga a que el primer contacto con los potenciales clientes sea personal o dentro de soportes promocionales muy específicos, revistas especializadas, asociaciones empresariales muy concretas, entre otros.

A menor madurez…

En zonas con menor desarrollo, el enfoque que tienes que ha­cer es diferente. Si la zona en la que desarrollarás tu empresa no está tan madura, es probable que tu competencia trabaje ya para grandes consultoras de ámbito nacional que subcontratan tareas a empresas implantadas en el territorio. En este caso, te encontrarás con una cantidad de empresas que limitará el gra­do de especia­lización de tu consultora. Si acotas mucho el campo profesional, te verás en la necesidad de ampliar geográficamente tu mercado al no disponer de suficientes clientes.

Tus precios

No debes apostar por fijar precios muy bajos o por debajo del mercado, básicamente porque no vas a poder sostenerlos en el tiempo, más allá de una acción promocional inicial limitada. Además, se ofrece una imagen de mala calidad en un servicio especializado que requiere un nivel de conocimiento elevado.

Los expertos recomiendan que seas moderado en tus previsiones de ventas manteniendo precios de mercado en lugar de pensar en unas ventas mayores con precios populares.

Plan financiero

En el caso de las consultorías, más que ratios de rentabilidad, tienes que tener en cuenta tus flujos de caja [el dinero con el que tienes que hacer frente a los pagos a proveedores y a los gastos diarios de la empresa y calcular bien tu punto de equilibrio [cuántos paquetes de consultoría y cuántos clientes debes tener para que tu negocio sea rentable]. Como vas a fallar en tu cálculo de ventas (es difícil de estimarlo y ajustarse a la realidad), resulta impor­tante conocer tu estructura de gastos. Te sirve como indicador para calcular cuánto tienes que facturar, cuántos paquetes tienes que vender, sabiendo de antemano cuántas horas te supone. Es importante porque es una primera aproximación.

En el apartado financiero de un despacho profesional de­bes tener mucho cuidado con los costes de desplazamiento a la hora de prestar tus servicios en las oficinas de tus clientes. En muchas ocasiones, son costes que se infravaloran al hacer el plan de negocio, pero suponen una parte importante. De hecho, es una de las áreas fundamentales de los costes junto con los gastos de personal.”