Cuando hablamos de faltas de respeto nos referimos a la acción de ofender, humillar o no valorar a otra persona, institución o símbolo que represente una ideología o creencia.

Normalmente se vincula con las malas actitudes que tienen las personas jóvenes en contra de los mayores. Sin embargo, a cualquiera se le puede irrespetar, en tanto se dirijan a ellos o se realicen acciones de una manera peyorativa, despectiva o en abuso de sus condiciones.

Siendo el respeto un valor necesario para la sana convivencia, en todas las sociedades y civilizaciones se ha interpretado como un antivalor inaceptable, digno de ser rechazado.

Las faltas de cortesía también pueden ser tomadas como faltas de respeto.

Ejemplos de faltas de respeto

  • Decir groserías en un entorno formal como el colegio, durante una junta en el trabajo, etc.
  • Invadir el espacio personal sin el consentimiento del otro.
  • Hurgar sin permiso en las pertenencias de otra persona.
  • Ofender a otra persona sin ningún motivo aparente.
  • Tutear a un anciano.
  • Entrar a la casa de un extraño o conocido sin ser invitado.
  • Abusar de la autoridad.
  • Burlarse de los demás por ser menos agraciados.
  • Burlarse de otra persona por ser discapacitado.
  • Cometer acoso sexual.
  • Tener una actitud machista, sexista o misógina.
  • Excederse en las bromas en momentos delicados.
  • El abuso laboral.
  • Juzgar a los padres.
  • No querer pagar un producto o servicio adquirido.
  • Burlarse o no tratar correctamente los símbolos patrios de tu país o cualquier otro.
  • Ignorar reglas gubernamentales.
  • Violar propiedad privada.
  • No cumplir señales de tránsito.
  • Colarse en una fila del banco, tienda, etc.
  • Hacer esperar a los demás.
  • No cumplir con citas importantes.
  • Hacer perder el tiempo a los demás.
  • Subestimar el trabajo de otros.
  • Destacar continuamente y en público los errores o defectos de los que nos rodean.
  • Apropiarse de algún objeto que no le pertenece y pensar que no es un problema.