En la naturaleza, es posible conseguir animales que duermen de día, cuyos hábitos son nocturnos. Para el ser humano esta conducta parece muy inusual, pero es un mecanismo adaptativo.

Es muy común ver este tipo de comportamiento en los animales que habitan en el desierto donde las temperaturas en el día son muy altas por lo cual resulta mucho más seguro dormir de día y estar activos durante la noche.

15 ejemplos de animales que duermen de día

Entre los animales que suelen dormir durante el día tenemos:

Aves que duermen de día:

  1. Búho:

El búho es un animal que está activo durante la noche, más allá de su tierna apariencia y su simbolismo de sabiduría, este animal es un súper depredador nocturno. Al tener una vista adaptada para poder ver en la oscuridad, es capaz de capturar a sus presas completamente desprevenidas. Suelen dormir al salir el alba y despertar durante la tarde para empezar con su actividad nocturna.

  1. Lechuza:

La lechuza pertenece a la misma familia que el búho y también comparte los mismos hábitos nocturnos de su primo. Su visión está perfectamente adaptada para su estilo de vida nocturno, tiene ojos grandes, redondos y una cornea muy desarrollada. Al igual que el búho suele dormir al amanecer en sus nidos y despertar durante el crepúsculo.

  1. Alcaraván común:

Son aves que usan su camuflaje perfectamente en el día para poder estar tranquilas y descansar. En la noche salen a reproducirse y buscar alimentos; suelen ser aves muy tímidas, detestan la presencia de cualquier desconocido. Una de las peculiaridades del alcaraván es que construye su nido a pocos centímetros del suelo.

Insectos que duermen de día:

  1. La luciérnaga:

Este insecto es fácilmente apreciable durante la noche, momento en el cual sorprende a todos con su bioluminiscencia. Este invertebrado del orden de los coleópteros, ama salir de noche, mientras en el día duerme en su guarida. La luz que emiten durante la noche forma parte de su ritual de apareamiento.

  1. Grillos:

Todo el mundo sabe que los grillos son nocturnos, ellos mismos se encargan de recordarlo con su peculiar sonido cada noche. Estos insectos de la clase ortóptera son de hábito subterráneo y nocturno, por el día están durmiendo a través de agujeros en una pared o alguna madriguera en el suelo, necesitan de altas temperaturas y ese sonido tan molesto que escuchamos por las noches es parte del acoplamiento sexual.

  1. Polillas:

Las polillas son conocidas también como mariposas de la noche. Más allá de su apodo, estos insectos voladores forman parte del orden de los lepidópteros al igual que las mariposas comunes. De día las polillas duermen camuflajeándose en algún árbol, preferiblemente cerca de los líquenes de los árboles para pasar desapercibida y en la noche salen a alimentarse o buscar parejas guiándose por las luces de las estrellas y la luna.

Primates que duermen de día:

  1. Aye-Aye:

Es un animal que parece haber salido de la imaginación del propio Alfred Hitchcock, tiene un porte completamente estrafalario y es originario de Madagascar. Tiene hábito nocturno, por lo que resulta poco común verlo durante el día porque están durmiendo.

  1. El lémur de cola anillada:

Es otra especie de primate que prefiere salir de noche en busca de alimentos y dormir durante el día. Es originario de Madagascar y según los habitantes de esa isla, es un animal que trae mala suerte. Su visión es brillante, por lo cual ayuda a distraer o incluso asustar a sus depredadores en la noche.

  1. Mono nocturno andino:

Son unos primates realmente adorables, como su nombre lo indica, poseen hábitos nocturnos, pasando gran parte del día durmiendo sobre árboles. Son omnívoros, su dieta está compuesta básicamente por hojas de árboles y algunos invertebrados. Sus ojos son similares a los de un búho, redondos y grandes, modificación evolutiva que le permite tener una visión ágil durante la noche.

Felinos que duermen de día:

  1. Lince ibérico:

Este imponente felino vive de manera solitaria, mostrándose únicamente apacible en época de celo. Con la llegada del verano y las altas temperaturas, este enorme minino prefiere pasar todo el día durmiendo y salir a cazar durante la noche. Los linces cuando son jóvenes son más diurnos, sin embargo, cuando llegan a la adultez prefieren dormir de día y salir a buscar su alimento durante la noche.

  1. Pantera nebulosa:

Este felino es otro de los que aman salir de noche y descansar durante en el día. Es un feroz depredador que nunca caza desde el suelo, sino desde la altura de los arboles desde donde visualiza a sus presas, por ejemplo: aves, primates, pequeños felinos y demás animales. Las manchas de su pelaje son el camuflaje perfecto para confundir a sus víctimas.

Cánidos que duermen de día:

  1. Zorro Rojo:

Es un potente cazador, posiblemente una de las especies de zorro más conocido. Por lo general presenta un pelaje de tonalidad roja-cobriza similar a la maleza seca de los sitios montañosos. Durante el día se esconde en cuevas y madrigueras para dormir y en la noche sale a buscar su cena.

  1. Mapaches:

Los mapaches a través de los años han podido pasar del bosque a vivir perfectamente en los entornos urbanos donde se alimentan de restos orgánicos. Estos animales usan la noche para salir a buscar alimentos y reproducirse, mientras que de día prefieren dormir.

Quirópteros que duermen de día:

  1. Murciélago:

Este mamífero volador no podía faltar en esta lista de ejemplos. Posiblemente sea un animal muy fácil de asociar con la noche por todas esas leyendas que giran sobre ellos. Los murciélagos salen de sus cuevas durante la tarde y en la noche recorren los bosques en busca de parejas y alimentos, regresando a sus cuevas en la mañana para pasar todo el día durmiendo de cabeza.

Reptiles que duermen de día:

  1. La boa de tumbes:

Es una serpiente constrictora originaria de la Amazonía ecuatoriana y peruana. Este reptil debido a su tonalidad negruzca es el depredador perfecto en la noche, sin embargo, en el día prefiere dormir, dado que es muy perceptible para sus presas. Tiene un cuerpo fuerte y musculoso, siendo los arboles altos sus lugares predilectos para su reposo.