Los animales que se regeneran son aquellos que tienen un mecanismo que pasan por un proceso de recuperación de la función y estructura de las partes del cuerpo u órganos que se han dañado, bien como un atributo de supervivencia al habitar de forma silvestre o por cualquier otra circunstancia que les afecte.

El comportamiento natural en algunos animales está siendo estudiado para comprender los mecanismos de reparación y recuperación del cuerpo humano, lo que favorecería a la estimulación regenerativa y de curación.

Ejemplos de animales que se regeneran

Los siguientes animales han sido parte del estudio de la ciencia debido a sus posibilidades de recuperación de tejidos, conoce sus cualidades:

  1. Ajolotes

Este animal acuático tiene el potencial de regenerarse de la misma forma en que lo hacen las lagartijas o salamancas, logrando reconstruir sus tejidos en días o semanas.

No obstante, lo impactante de los ajolotes es el poder reconstructivo de sus órganos, ya que puede regenerar su corazón, hasta la mitad de su cerebro, los ojos, sus pulmones y la médula espinal, recuperando todas las partes de su cuerpo, al menos que su cabeza sea cortada.

Las cualidades de este animal son vitales en los estudios médicos para fabricar tratamientos que combatan algunas enfermedades o lesiones humanas.

  1. Cangrejo

La capacidad regenerativa del cangrejo fue motivo de estudio para combatir el cáncer y lograr la recuperación de células afectadas en alguna parte del cuerpo. Este animal tiene la habilidad de reestructurar las partes perdidas del cuerpo que se desprenden solas si están lesionadas y también es capaz de cambiar todo su exoesqueleto.

  1. Ciervo

Estos animales poseen una impresionante cornamenta que usan para defenderse al ser atacados por otros animales o al marcar su territorio. Sin embargo, cada año los ciervos pierden sus cuernos, quedando indefensos por un periodo de tiempo, permitiendo que su mecanismo se encargue de la reconstrucción, tanto de los huesos de los cuernos, como de la fina capa de piel que recubre la cornamenta.

Se trata de uno de los tejidos vivos de más rápido crecimiento en el mundo, ya que el periodo de crecimiento regenerativo es entre tres y cuatro meses.

  1. Estrella de mar

Hay distintas especies de estrellas de mar y algunas tienen hasta 50 brazos en su cuerpo, pero todas coinciden en varias características: no tienen cabeza, tampoco tienen cerebro y el cuerpo puede recuperarse totalmente con el propósito de funcionar con normalidad y mantener su forma original.

Es necesario que su cuerpo se mantenga regenerado, ya que, al no tener cerebro, el cuerpo completo toma las funciones de memorizar movimientos y transmitir la información del lugar en donde están. Según los estudios, la regeneración puede incluso formar un nuevo individuo desde una sección cortada.

  1. Gusano cinta

Aunque originalmente el gusano cinta no tenía la habilidad de regenerarse, últimamente la ha adquirido al nivel de que, si su cuerpo es cortado a la mitad, puede regenerarse y recuperar los órganos que había perdido. En algunos casos, puede regenerarse incluso cuando su cabeza es cortada.

  1. Lagartos y lagartijas

Al tener más cercanía urbana, el ser humano ha sido testigo del proceso regenerativo de estos reptiles, pues son capaces de desprender su cola cuando se sienten en peligro. La habilidad de las lagartijas, salamandras y lagartos consiste en regenerar una extremidad completa del cuerpo.

El mecanismo celular de estos animales es breve durante el restablecimiento, tardando aproximadamente dos meses en hacerlo.

Los distintos estudios realizados por científicos sobre este comportamiento natural, pretenden en el futuro restituir órganos humanos a base de estas células. No obstante, ha sido complejo obtener resultados favorables, debido a que la biología de estos animales es distinta a la de los seres humanos.

  1. Lombrices

Tanto las lombrices como los gusanos de tierra, son capaces de reconstruir su cola a través de las células regeneradoras, pero no pueden regenerar su cabeza.

  1. Medusa media luna

El proceso regenerativo de la medusa tiene como objetivo mantener la simetría de su cuerpo para que no falte alguno de sus tentáculos. La simetría es parte fundamental de este animal, ya que sin ella no podría trasladarse ni alimentarse, así que al perder alguno de los tentáculos inicia su inmediata reconstrucción para mantener la buena distribución en su cuerpo.

  1. Murciélagos

Los murciélagos son los únicos mamíferos que tienen la capacidad de volar, debido a la membrana delgada que poseen, pues es la que les proporciona propulsión y estabilidad. No obstante, en la mayoría de los casos, esta membrana sufre daño y en ocasiones le aparecen algunos agujeros que luego comienzan a regenerarse en un largo periodo de tiempo.

Es una recuperación que solo pueden disfrutar los jóvenes, ya que su lento proceso no permite a los adultos esperar el proceso regenerativo. Grandes estudiosos están investigando si el clima y el vuelo, son los que influyen en la regeneración de la membrana.

  1. Pez cebra

El corazón es el órgano vital en los animales y seres humanos, al recibir una herida en el corazón la respuesta es la posible muerte del individuo. Pero en el caso del pez cebra, su habilidad regenerativa protege directamente su corazón, sin importar haber sufrido un infarto previo, ya que su corazón se recupera en el proceso de regeneración, volviendo a funcionar con normalidad.

  1. Planaria

Este gusano es también conocido como el animal inmortal por su increíble habilidad de regenerarse a partir de células madre de forma infinita. Cada herida que reciben en el cuerpo o en sus órganos, es reestructurada luego de extraer un tejido semitransparente, iniciando un proceso de reconstrucción que dura aproximadamente 30 minutos.

Lo más sorprendente de la Planaria es que si llega a ser cortada en varias partes, las células madres de su cuerpo se encargan en regenerar cada trozo como un individuo nuevo en cada uno de ellos.

  1. Ratón espinoso africano

La reconstrucción de tejidos de este roedor es tan sorprendente que desde aproximadamente una década se están haciendo estudios para conseguir el tratamiento de curar las heridas humanas sin dejar cicatrices.

Su habilidad no solo regenera las heridas que se hace entre las actividades que realiza, sino que le proporciona la capacidad de arrancar un trozo de su piel para escapar, si llega a ser mordido. El metabolismo de su cuerpo puede reconstruir a la perfección los cartílagos y tejidos que anteriormente había perdido.

El ratón espinoso africano es una esperanza para la cura de heridas sin dejar cicatrices, ya que es un mamífero con una biología similar a la de los humanos. No obstante, será necesario primero obtener resultados sobre cómo se lleva a cabo el proceso de regeneración de piel en este animal.

  1. Tiburones

La frase de que “el tiburón no muere por la boca” es muy cierta, ya que precisamente la habilidad regenerativa está en sus dientes, lo que le permite tener la cualidad de caza durante toda la vida. Esta cualidad fue desarrollada luego de 400 mil años para adaptarse a su entorno. Además, el tiburón también es capaz de regenerar sus órganos.

En un estudio realizado a una de las especies (Tiburón Limón), luego de haber tragado un trozo de acero inoxidable, las paredes del estómago sufrieron perforaciones, hasta que luego de un año expulsó el metal a través de la piel, dejando solo una cicatriz.