La clorofila es un pigmento contenido en las plantas y algas. Se encuentra específicamente en los cloroplastos. Esta sustancia tiene un rol fundamental en las reacciones químicas que dan pie a la fotosíntesis, el proceso que produce oxigeno y otros nutrientes aprovechables por otros seres vivos en la Tierra.

Este pigmento vegetal es el responsable del color verde que poseen las plantas, así que solo se encuentra en las que presentan este color.

Características

La palabra tiene origen en el griego “χλωρος” o “chloros” que se traduce en “verde”, y “φύλλον” o “fýlon” que significa “hoja”. Fue descubierta en 1817 por los científicos Joseph Bienaimé Caventou y Pierre Joseph Pelletier.

Sobre su estructura podemos decir que tiene un anillo de porfirina que contiene magnesio y que sirve para absorber la luz solar. También posee una cadena hidrófoba de fitol que almacena la clorofila en la membrana fotosintética.

Tipos de clorofila

  • La A. Es el tipo más importante, ya que está en los centros de acción de las células que se encargan de generar las reacciones químicas durante el proceso de fotosíntesis.
  • La B. Recibe directamente la energía de los fotones (de la luz solar) que luego envía a la clorofila A.
  • La C. Está contenida en los cloroplastos de las algas pardas, los haptófitos y las diatomeas.
  • La D. Solo se encuentra en las algas rojas y en una cianobacteria llamada acaryochloris marina.

Importancia

Por el simple hecho de que las plantas y algas producen el oxigeno que necesitamos para vivir, gracias a la clorofila, la existencia de esta última es de vital relevancia. Junto a la luz solar se crean reacciones químicas que crean moléculas nutritivas, entre ellas el O2.

Por otro lado, como al pigmento vegetal se le debe el color de las plantas, quiere decir que dicho pigmento recorre cada milímetro de ellas. Es por ello que se nos hace inevitable compararla con la sangre en los animales y seres humanos. De hecho, muchas personas consumen clorofila en suplementos porque ayuda a aumentar y reparar los glóbulos rojos.

Finalmente, lo otro que podemos destacar es que este pigmento es capaz de transformar el dióxido de carbono y el agua en hidratos de carbono gracias a que captura la energía solar de manera óptima.

Ejemplos de clorofila

A continuación, verás las formas existentes y su fórmula empírica:

  • Clorofila a (C55H72O5N4Mg) está en plantas y algas.
  • Clorofila b (C55H70O6N4Mg) está en plantas y algas verdes.
  • Clorofila c1 (C35H30O5N4Mg) está algas cromofitas.
  • Clorofila c2 (C35H28O5N4Mg) está algas cromofitas.
  • Clorofila d (C54H70O6N4Mg) en algunas cianobactérias.
  • Clorofila f (C55H70O6N4Mg) en algunas cianobactérias.