La discriminación laboral es un fenómeno social que se evidencia a través de acciones crueles o despectivas hacia uno o varios trabajadores. Este trato  injustificado se puede evidenciar en pequeñas o grandes empresas, afectando física, psicológica y emocionalmente al hombre o mujer que está siendo atacado.

Aunque en la actualidad los tratos discriminatorios en el ámbito laboral están prohibidos, incluso penalizados, estos han persistido en el tiempo por abuso, por lo general, de políticas de empresa o jefes de departamentos. Entre los casos más frecuentes de discriminación laboral, tenemos:

Ejemplos de discriminación laboral

  • Discriminación laboral por género: Constituye a la discriminación más frecuente en el ámbito laboral. Suele perjudicar en un alto porcentaje a las femeninas, y se evidencia cuando se prohíben cargos o puestos de trabajos a las mujeres, solo por creerlas débiles para ejercer ciertas competencias.
  • Discriminación religiosa: Ataque persistente a personas o grupos que se ven representados por una corriente religiosa distinta a la preestablecida por la organización y su junta directiva.
  • Discriminación por edad: Este tipo de discriminación afecta directamente a las personas de la tercera edad, debido a que para muchas empresas estas personas no representan productividad para la misma. Del mismo modo ataca a los jóvenes sin años de experiencia dentro de su hoja de vida.
  • Discriminación por maternidad o embarazo: Compañías que retiran de nomina o no contratan a mujeres que tengan hijos o estén en estado de gestación.
  • Discriminación política: También suele ser motivo de contrato o despido de trabajadores en una empresa. Este tipo de discriminación se evidencia mayormente en empresas del Estado.
  • Discriminación por discapacidad: Personas con retraso metal o motriz que no cuentan con la oportunidad de obtener beneficios laborales por su condición.
  • Discriminación social: Afecta a las personas que pertenecen a estratos sociales muy bajos, lo que no les permite gozar de puestos de trabajos en organizaciones de prestigio.
  • Discriminación por complexión física o fisonomía: Rechazo a las personas que no cuentan con una apariencia física establecida dentro de la sociedad como “normal”.
  • Discriminación por nacionalidad: No otorgar puesto de trabajo aquellas personas con orígenes étnicos distintos o proveniente de otros países.
  • Discriminación por racismo: El desprecio a una persona por su color de piel es uno de los factores más alarmantes de discriminación no solo laboral sino social.
  • Discriminación sexual: A diferencia de la discriminación por género esta constituye al trato despectivo a las personas con gustos físicos diferentes, ataca directamente a la comunidad LGBT.
  • Discriminación salarial: Aun cuando ejercen funciones bajo el mismo departamento, unos reciben más sueldo que otros. Esto incide mayormente en el género femenino quienes reciben menos porcentaje salarial de lo que pueden percibir los hombres.
  • Discriminación por lateralidad: Quizás uno de los tratos discriminatorios menos conocidos, pero afecta a las personas diestras y zudas, siendo esta última las más atacadas.
  • Discriminación económica: Por lo general deriva en discriminación por clase social, y hace referencia a los bienes que debe poseer una persona para formar parte de la nomina de la empresa.
  • Discriminación cultural: Hace referencia al rechazo a la vestimenta, lenguaje o prácticas ancestrales que no son comprendidas ni respetadas ante otras de la sociedad.
  • Discriminación por enfermedad: Las personas con VIH/SIDA u otra enfermedad de transmisión sexual han sido las más vulneradas en ámbitos laborales o en su defecto no siendo contratadas por empresas debido a su condición.
  • Discriminación lingüística: Rechazo al trabajador por su acento, dialecto o lenguaje.
  • Discriminación estructural: Esta se refiere a políticas de la empresa que beneficia a unos trabajadores pero a la vez perjudica a otros.
  • Discriminación indirecta: Constituye a las normas, políticas o reglas de la organización que parecen fáciles pero en la práctica vulneran al trabajador.
  • Discriminación institucional: Este tipo de trato se evidencia al momento de asistir a una entrevista laboral. La persona suele ser atacada por preguntas de preferencias personales y eso serviría de juicio final para acceder a un puesto de trabajo.