A priori es un término que hace referencia a una situación previa a un hecho y por lo general surge a partir de la deducción. Es usado para reflejar algo a partir de la causa hasta el efecto, es frecuente su uso también en todo aquello que es realizado previamente a la reflexión sobre un tema que está a punto de tocarse.

Es necesario tener en cuenta que el concepto de “a priori” busca llegar a una conclusión dejando de lado la experiencia, y en su lugar, se basa en el conocimiento adquirido previamente, en estereotipos y en experiencias de otras situaciones similares. En otras palabras, se adelanta a la ocasión sacando conclusiones sin esperar vivir la experiencia o que otros lo hagan.

10 Ejemplos de A priori

  1. “Las niñas son más tranquilas que los niños”.
  2. “Seguro me va mal en el examen porque no leí la última página del libro”.
  3. “Todos los ancianos son lentos para realizar sus tareas”.
  4. “La campaña de marketing es muy creativa, seguro vendemos mucho”.
  5. “Todas las personas que fuman desarrollarán cáncer”.
  6. “Las personas que estudian en universidades prestigiosas tienen más éxito en el trabajo”.
  7. “Los estudiantes con peor promedio no podrán ser profesionales nunca”.
  8. “El carro va a toda velocidad, va a chocar”.
  9. “Haciendo más ejercicio perderé peso más rápido”.
  10. “Las personas buenas nacen, no se hacen”.

Las anteriores son situaciones donde se asumió lo que pasaría o se dedujo una conclusión.

Para finalizar, de acuerdo a lo que afirma René Descartes la razón es una capacidad que funciona de forma independiente a la experiencia, aunque si se relaciona con el conocimiento innato entonces este concepto está regido por el juicio analítico y esto se refleja claramente en su famosa frase: “primero pienso, luego existo”, por otro lado Kant, en su obra “Crítica de la razón pura”, indica que existen dos tipos de conocimiento, siendo primero los que se vinculan al tipo empírico el cual sí se vale de la experiencia, y el segundo es A priori que como ya dijimos antes deja al margen la experiencia.

Es importante saber también que el término A priori se relaciona siempre con su opuesto “A posteriori” ya que en este segundo caso se refiere lo que pasa después de un hecho. y en este caso el conocimiento sí se respalda en la experiencia previa.