Fenómenos físicos

Los fenómenos físicos son, de acuerdo a lo establecido por la física, cambios que presenta la materia sin importar su estado de agregación, los cuales no afectan su composición, es decir, que una vez que ha sucedido el fenómeno físico la sustancia no ha cambiado químicamente por lo que sus moléculas no se alteran.

Los fenómenos físicos nos rodean en el día a día, ya que se tratan de básicamente la interacción de la energía con la materia. Este tipo de fenómenos tienen características generales, como por ejemplo que pueden ser reversibles por medio del proceso físico inverso o por medio de otros procesos físicos.

Por ejemplo, el chocolate es una mezcla que puede ser salificada en un molde, romperla, volverla a derretir para colocarla en el mismo molde y recuperar la forma original sin alterar su composición química. También gracias a los fenómenos es posible cambiar el estado de agregación de la materia pero esto dependerá de las características y propiedades del material ya que los factores necesarios para que esto pase pueden crear una reacción química que afecte la composición de la sustancia.

Ejemplos de fenómenos físicos

  1. Romper una hoja de papel
  2. Chocolate que se derrite
  3. Una pelota que se derrite
  4. Un terremoto
  5. Agua que se evapora al hervir
  6. Agua que se convierte en hielo al congelarse
  7. Cemento que se endurece
  8. Un tornado
  9. Corrientes de un río
  10. Un balón rodando
  11. Evaporación del agua
  12. Diluir azúcar en agua
  13. Cuando lanzamos un bumeran al aire
  14. Doblar un clavo de acero
  15. Romper una puerta
  16. Congelar un helado
  17. Hervir leche
  18. Cortar leña
  19. Pintar las paredes de tu casa
  20. Cuando transpiramos (sudamos)
  21. Cuando doblamos una barra de metal
  22. Cuando deformamos una liga
  23. Romper un papel
  24. Al tocar una guitarra
  25. Moldear un pedazo de plastilina
  26. Hacer un sándwich
  27. La evaporación del alcohol
  28. Hielo derretido
  29. Rallar queso
  30. La lluvia