El imperativo categórico es un concepto que constituye parte de los acervos filosóficos elaborados por Emmanuel Kant. Está referido al querer hacer bien las cosas –hacer las cosas correctamente.

Es por ello que,  el imperativo categórico se entiende como el acto o proposición que se lleva a cabo por el hecho de ser considerado necesario realizar. Sin que existan más motivo para ser llevada a cabo que dicha consideración.

En tal sentido, este concepto kantiano obedece a las construcciones orales y/o escritas  que se realizan en forma de “debo”, sin estar condicionados por ninguna otra consideración; las cuales serían  universales y  se aplicarían en cualquier momento o situación.

Otro elemento a tener en cuenta es que el imperativo es un fin en sí mismo y no un medio para lograr un resultado determinado. Solemos pensar y decir, por ejemplo: “debo decir la verdad” “el ser humano debe ser solidario”, “debo ayudar a otro cuando lo esté pasando mal” o “hay que respetar a los demás”.

Estas frases son asociadas a ideas que tenemos acerca de la verdad, la solidaridad y el respeto, dichas construcciones o frases, de acuerdo a la filosofía kantiana deben estar presentes en el accionar de las personas.

Por otro lado, este concepto kantiano es también parte de las decisiones que como seres humanos tomamos frente a situaciones o acciones, que se consideran dañinas o negativas por siempre; como ejemplo de ello está el hurto o robo, así la mayoría de las personas no acuden a este tipo de acción, puesto que repercute de forma negativa en las relaciones humanas.

Formulaciones Kantianas sobre Imperativo Categórico

En el marco de la filosofía de Kant, el concepto de imperativo categórico resulta en un constructo totalmente racional, desde el que se entiende la humanidad como el fin para alcanzar los resultados preconcebidos. Por ello, este filósofo propone grandes formulaciones que se enlazan y complementan, las cuales están presentadas a manera de guiar la conducta del ser humano.

Las formulaciones desarrolladas por Kant son de calidad subjetiva cuando solo funcionan y son válidas para la voluntad de quien las posee y realiza.

De lo contrario son de calidad objetiva, cuando son válidas para uno y también para el resto de las personas. Las fórmulas kantianas son las siguientes:

  • Fórmula de la Ley Universal: Obra solo según una máxima tal que puedas querer al mismo tiempo se tome como ley universal.
  • Fórmula de la Ley de la Naturaleza: Obra como si la máxima de tu acción debería tomarse por voluntad, ley universal de la naturaleza.
  • Fórmula del Fin en sí mismo: Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre con el fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio.
  • Formula de la Autonomía: Obra como si por medio de tus máximas fueras siempre un medio legislador de un reino universal de fines.

Ejemplos de Imperativo Categórico

Las fórmulas kantianas y su aplicación conllevan al desarrollo de ideas que pueden ser individual (calidad subjetiva), es decir, que sirven solo para la persona quien va generar sus propios imperativos categóricos; o se pueden elaborar planteamientos de imperativos categóricos que logren alcanzar a un colectivo entre ellas a manera de ejemplo se presentan las siguientes:

  1. Tener un trato digno y respetuoso hacia todas las personas (edad, sexo, religión).
  2. Detectar y reconocer mis errores para afrontarlos, me hago cargo de ellos y evito recargar de responsabilidad a otras personas por los errores que cometo.
  3. En todo momento preservan mis principios, valores y convicciones.
  4. Tener un pensamiento autónomo y consciente.
  5. Mirar la paja en el ojo propio antes que en el ajeno.
  6. Actuar de manera correcta y honesta.
  7. No hacer a otras personas lo que no te gusta que te hagan a ti.
  8. Desarrollarse y Perfeccionarse de forma individual. Ocuparse de si mismo.
  9. Actuar bien dentro de la sociedad y así contribuir a esta.
  10. Fijar puntos claros acerca del futuro.
  11. Tener autonomía en mis decisiones y sus consecuencias.
  12. Las personas merecen un buen trato en todo momento.
  13. Brindar ayuda a quien lo necesita, estar dispuesta a colaborar.
  14. Afrontar de manera madura y consciente mis acciones (ocuparse en lugar de preocuparse).