Prosopopeya

La prosopopeya, también llamada personificación, es una figura retórica que se trata de colocarle cualidades de animales, objetos inanimados o, incluso, ideas abstractas para que parezcan que son humanos. Es decir, estos personajes pueden hablar y reaccionar como lo haría una persona, a pesar de que en la vida real no pasaría esto.

La vemos con frecuencia en fábulas e historias para niños, pero también en la ficción, donde se crean personajes que cobran vida completamente, conversan, tienen sentimientos complejos y forman parte de la trama más profundamente.

Características de la prosopopeya

Es importante señalar que la prosopopeya se trata de una figura literaria lógica, es decir, se relaciona mas con las ideas lógicas dentro de la trama de un texto que con la dicción. De igual forma, debemos destacar que una prosopopeya no es un tropo tal como la metáfora ya que en este sentido no se reemplaza el nombre real de una cosa por otra.

  • Se encarga de atribuir cualidades de carácter humano a cosas, objetos o animales que no lo poseen.
  • Le otorga cualidades humanas a entes inanimados tales como ideas, cosas, sentimientos, entre otros.
  • Se emplea comúnmente en fábulas, cuentos, obras de ficción o relatos.

Ejemplos de prosopopeya

  1. El edificio sonríe cada vez que llega un visitante.
  2. El arpa llora haciendo el más hermoso sonido.
  3. El ratón ha cocinado el mejor pastel de carne que hemos comido.
  4. La jirafa y el gusano hablaban y cantaban para celebrar su amistad.
  5. La vanidad de la escoba era enorme, ella quería ser hermosa.
  6. Se oía la risa de las estrellas.
  7. Llora el bandoneón abandonado en el ropero viejo
  8. El viento ruge sin parar día y noche
  9. ¿Qué es lo que haces ahora? pregunta la hormiga al saltamontes
  10. La cigarra canta sin descanso, de noche y de dia
  11. El semáforo parpadeó al ver a la gente esperandolo
  12. Las luciernagas muestran el camino a la noche oscura
  13. El sauce se siente viejo y solo
  14. Y el pato le dijo a mama pato. Eres tan bonita como tu reflejo
  15. Ya el reloj cantó su tonada de salida
  16. El fue se hizo recio y fuerte como un hombre gigante
  17. Se que te podré ganar una carrera. Le dijo la tortuga a la liebre
  18. ¿A mi? respondió con asombro la liebre
  19. El sillón te hace la invitación a sentarse en su regazo
  20. La cama me abrazó con sus dulces y tiernos brazos
  21. Salió como alma que lleva el diablo la locomotora
  22. El lobo replicó: “¡Está bien! Pues soplaré, soplaré y soplaré y tu casa derribaré”.
  23. La muerte espera ansiosa por usted
  24. Mi auto se sabe muy bien el camino
  25. El auto te dice cuando necesita cambio
  26. El banco de la esquina siempre me espera ansioso
  27. El arbol espera que jueguen bajo su sombra ansiosamente
  28. Las nubes corren junto al vuelo del avión
  29. Ya escucharemos los violines del otoño
  30. Las margaritas parloteaban, los claveles intentaban cantar a coro, pero nadie los podía oír.
  31. La vieja hamaca no deja nunca de quejarse
  32. Los arboles no dejarán que veas el camino
  33. Es mío. Dijo el perro al gato
  34. El cielo llora de tristeza
  35. La naturaleza es sabia
  36. El viento silva entre las montañas de alegría.
  37. La muerte llegó vestida toda de tristeza
  38. Las olas danzaron con las gaviotas alegres
  39. El reloj llama a dormir
  40. La almohada me llama ansiosa
  41. El cielo está furioso. Lo dicen sus truenos
  42. La puerta no hace más que quejarse
  43. La televisión dice que hoy será un hermoso día soleado
  44. El pájaro me levanto con sus dulces buenos días
  45. La gloria me dice que siga
  46. El perro dijo basta.
  47. El libro me lleva a aventuras nunca antes vista
  48. Las estrellas me parpadean toda la noche
  49. El dolor me ata las manos para poder continuar
  50. La luna cobija mis noche
  51. El lobo llora su dolor a la luna
  52. El viento me grita fuertemente
  53. La lavadora no quiere cuidar mis trapitos
  54. Los perros hablaban entre ellos de cómo veían la vida
  55. la guitarra canta mis deseos mas profundos hacia ti