Aunque su nombre indica que estos signos se usan para exclamar, la verdad hay algunas reglas para su uso. Por eso aquí te dejaremos algunos ejemplos con los que sabrás en qué momento usarlos.

Pero, en general, estos signos se usan para expresar oraciones que están cargadas de emoción. Recuerda que, en el español, son signos ortográficos dobles (¡!).

Aunque la mayoría de las personas ha perdido el uso doble, debido a la mensajería de textos y los teclados en inglés.

Estos son los primeros 5 ejemplos:

  1. ¡Ay!
  2. ¡Gracias por todo!
  3. ¡Esa es la actitud!
  4. ¡Qué emoción saber que nos acompañarás!
  5. ¡Qué alegría verte llegar a mi fiesta de cumpleaños!

¿Cómo pronunciar las oraciones exclamativas?

Al usar los signos de exclamación se debe usar una entonación distinta, con una curva melódica por así decirlo, dando un efecto correcto para que el oyente entienda que es un gesto de admiración, así le dará emotividad a la lectura. Esta regla se usa también con los signos de interrogación, en ambos casos se usan para hacer oaciones de una palabra. Una exclamación de una pakabra podría ser “¡Gol!”.

Un dato interesante sobre las oraciones exclamativas, es que las frases más populares y de uso común, todas son exclamativas. Un ejemplo es la frase popular: ¡Feliz Aniversario! Y la de ¡Buenas tardes!

Reglas básicas que debes conocer

  • Signos dobles: Como bien hemos mencionado en la introducción, es importante que recuerdes que en español lo signos de exclamación son dobles. Eso significa que hay un signo al iniciar la oración y otro al finalizar: apertura con el punto supraescrito (¡) y cierre con el punto suscrito (!).
  • No hay espacios en la expresión: Es un error ortográfico dejar espacio entre los signos de exclamación y la expresión que están enmarcando, ya que se escriben pegados a la primera y última letra.
  • Sí hay espacios después de la exclamación: Por otro lado, es un error gramatical, escribir pegado luego de la exclamación, por lo que debe haber espacio entre la exclamación y las palabras que le siguen. La excepción a esta regla, es que necesariamente le siga otro signo de puntuación y no se deja espacio en este caso.

Para aplicar la excepción a esta regla, debes saber lo siguiente:

  • Regla básica, no se escribe el punto de cierre
  1. ¡Tienes que estar aquí pronto!
  • Se puede usar coma (,), dos puntos(:), punto y coma (;) sin dejar espacio entre ellos
  1. “¡Por fin aprobé!, ahora podré ir a festejar”.
  • Puedes usar varias exclamaciones en una misma oración

(Cuando las oraciones son independientes y cada exclamación inicia en mayúscula):

  1. “¡Dios mío! ¡Qué está pasando! ¡Es increíble!”

(Cuando son parte del mismo enunciado):

  1. “¡Dios mío!, ¡qué está pasando!, ¡es increíble!”
  • Se puede usar los signos sólo para la expresión exclamativa: Una de las dudas al momento de usar los signos, es donde colocarlos si en un mismo enunciado hay otra oración no exclamativa. En ese caso, no es necesario que coloques los signos al inicio, puedes hacer de esta manera:
  1. “María viene en camino. ¡Qué felicidad!”.

De igual forma, para que haya claridad con esta última regla, tenemos varios ejemplos donde los signos de exclamación no necesitan colocarse al iniciar el enunciado y son los siguientes:

  • Cuando hay vocativos: Las palabras que sirven para invocar o llamar, son los vocativos. Éstos pueden quedar fuera de la exclamación.
  1. José, ¡cuánto me alegra tu llegada!
  • Cuando hay locuciones adverbiales: Los adverbios son las palabras como “francamente”, “sinceramente” y las locuciones adverbiales son frases como “con la mano en el corazón”. La expresión es la que procede a ellas y no incluye al adverbio o locución adverbial:
  1. Con la mano en el corazón, ¡gracias por tu ayuda!
  2. Francamente, ¡esto es el colmo!
  • Cuando se emplean las oraciones dependientes: Son las expresiones que vienen luego del condicionante “si”.
  1. Si el presidente renuncia, ¡me voy de rumba por un mes!
  2. Si vas a casa de mi abuela, ¡más te vale llevarle comida!

Otros casos para usar las exclamaciones

– Oraciones expresivas

  1. “¡Ay!” u “¡Oh!”.

– Oraciones apelativas de una sola palabra

  1. “¡Eh!”  “¡Pst!”.

– Oraciones onomatopéyicas de una sola palabra

  1. “¡Miau!” o “¡Boom!”.

– Oraciones representativas

  1. “¡Paf!”  o “¡Pum!”.

– Oraciones exclamativas

  1. “¡Qué bueno que es verte tan feliz!”.

También puedes combinar los signos de exclamación con los de interrogación

No hay un orden de cuál de los dos debe abrir la expresión o cerrarla, lo importante es que el lector puedas entender que ese enunciado es interrogativo y exclamativo a la vez.

  1. ¿¡Qué dijiste!?
  2. ¡¿Qué dijiste?!

Uso de varios signos de exclamación

Si la carga emotiva es más elevada, se pueden usar tres signos de exclamación en la apertura y el cierre. No es un error gramatical, al contrario, ayuda a expresar de forma más detallada lo que quiere decir el enunciado.

  1. ¡¡¡Eres un ignorante!!!