Síndrome de Estocolmo

El síndrome de Estocolmo es manejado para señalar aquellos casos en los que la víctima de un secuestro o rapto comienza a mostrar una relación afectuosa con el criminal que la secuestra; se han dado casos en los que las víctimas se rehúsan a ser liberadas y prefieren quedarse con sus captores e incluso ayudándolos a cometer sus crímenes.

Tiene ese nombre debido a un incidente ocurrido en Estocolmo, Suecia en 1973 donde se perpetró un asalto a un banco y se tomaron rehenes durante seis días al cabo de los cuales una de las mujeres que estuvo secuestrada desarrolló un vínculo con sus captores llegando al punto de mostrarse afectuosa con uno de ellos al momento de la liberación.

Ejemplos de sindrome de estocolmo

Características

  • Como principal característica de este sindrome podemos plantear la relación afectuosa que se pueda generar entre el rehen y su captor o secuestrador. Muchos estudios han determinado que, debido a la falta de protección a si mismo, el cerebro genera un estado de afecto en busca de la protección que necesita, surgido de la benevolencia de sus captores.
  • La segunda característica principal es la aversión a las autoridades o la ley que puedan generarle o causarle algún daño a la persona que perpetró el hecho.

Ejemplos de Síndrome de Estocolmo

  1. Natascha Kampush quien en 1998 en Austria fue secuestrada con tan solo  8 años de edad por Wolfgang Priklopil de 44 años, ella solo tenía 10 años cuando fue secuestrada.
  2. En el 2004 unas trabajadoras humanitarias de nombres Simona Tortea y Simona Pari fueron secuestradas por rebeles en Irak, tras su liberación ambas afirmaron que sus captores las alimentaron bien siendo ellas vegetarianas además fueron amables con ellas, respetaron la salud de una de ellas y luego de un tiempo ambas les enviaron como despedida una caja de dulces.
  3. En Venezuela el piloto Richard Boulton fue secuestrado, dos años después salió libre cuando su familia pagó 430000 dólares, el piloto aclaró que lo trataron muy bien e incluso se negó a que alguien vuelva a referirse mal sobre sus captores luego del incidente.
  4. Colleen Stan: este caso muestra el encierro que un hombre realizó a su esposa, dejandola en una caja por 22 horas al día. Permaneció 7 años encerrada bajo amenaza.
  5. Patricia Hearst: se trata de una heredera al imperio de comunicación en américa, fue secuestrada por el ejercito simbiótico de liberación. Luego de pagar una cuantiosa suma por su rescate la joven no regresó y admitió que lo hizo por cuenta propia, uniendose luego a dicho ejercito.
  6. Elizabeth Smart: niña secuestrada a la edad de 14 años. Al momento de ser rescatada, ella mostró preocupación por su secuestrador.
  7. Kristin Enmark: mujer secuestrada y posteriormente se casa con el secuestrador y expreso su deseo de viajar con el por el mundo.
  8. Se puede presentar en caso de niños abusados por adultos o familiares y posteriormente generan afecto por ellos.
  9. Caso de parejas donde uno de ellos abusa fisicamente del otro y no dice nada, generando mayor afecto pese a la situación.
  10. Caso de madres que son golpeadas o agredidas por sus hijos.

Es importante señalar que estas conductas se pueden considerar extrañas o atípicas dentro de toda la situación que se desarrolla y según muchos expertos en psicología esto ocurre debido a que el ser humano responde emocionalmente ante situaciones en las que se encuentra vulnerable. Muchos señalan que es una estrategia que ocurre de forma inconsciente y sirve como medio de supervivencia ya que a través del vínculo que tienen secuestrados y captores éstos últimos no ven la necesidad de agredir físicamente a sus víctimas.

Existen algunas diferencias de opiniones entre muchos expertos en la materia. Sin embargo, también coinciden en puntos y que son igualmente paralelos entre víctimas y secuestradores, ambas partes tienen puntos de vista negativos ante la autoridad. Los secuestrados desarrollan emociones favorables hacia sus captores y de la misma forma los captores comienzan a mostrar emociones y sentimientos positivos hacia sus víctimas.