Texto dialogado

Cuando hablamos de un texto dialogado nos referimos aquel que se genera entre un hablante y un oyente de forma oral o escrita.

Teniendo en cuenta que una de las formas más habituales de comunicación entre personas es la conversación; esta se forma de manera inmediata, espontánea y fluida con el intercambio de información, alternando papeles entre los involucrados en este modo de comunicación.

Tipos de texto dialogado

  • Periodístico: puede ser encontrado en revistas y diarios; se encuentra típicamente en debates y entrevistas.
  • Teatro: en este tipo se establecen dos modalidades de dialogo, la que existe entre el escritor con el director de la obra y la establecida entre los personajes de la obra en sí.
  • Narrativa: al ser empleado el diálogo como uno de los recursos más importantes del autor durante la creación de un relato o novela. Es importante fragmentar estos textos entre las partes dialogadas y las narrativas.

Características del texto dialogado

Esta práctica es ejercida constantemente de forma escrita y de forma verbal. Tomando como ejemplo los textos escritos podemos visualizar que detrás de cada personaje, existe un autor que permite que sus personajes se expresen libremente, sin intervención del narrador.

Las características presentes en un texto dialogado generalmente son:

  • Agilidad

El ritmo de una conversación se encuentra presente en este tipo de texto ya que están conformados por expresiones dinámicas y cortas.

  • Naturalidad

En este apartado podemos interpretar la similitud en la forma natural de las personas para hablar y cómo podemos encontrar diálogos con gran diversidad entre lenguaje coloquial, inocente y en algunos casos vulgar, dependiendo exclusivamente de cada personaje.

  • Expresividad

La particularidad de cada participante en el dialogo se muestran durante el desarrollo de cada una de sus intervenciones.

Lo que quiere decir que en la creación de un dialogo escrito se busca recrear la naturalidad de las conversaciones orales, aplicando pausas y alternantes que permitan hacer entender con exactitud lo que los hablantes desean transmitir.

Ejemplos de texto dialogado

1.    Dialogo 1

Julio: caramba caramba señorita

Yenni: buenas tardes sr Julio

Julio: ¿Cómo está usted?

Yenni: muy bien y ¿usted?

Julio: no tan bien como usted, pero estoy bien.

Yenni: que bueno. Y su familia ¿Cómo está?

Julio: están todos bien. Mi esposa en el trabajo y mis hijos en la universidad.

Yenni: que bueno. Les saluda a todos. Espero pronto ir a visitarlos.

Julio: será un honor recibirla pronto en nuestra casa. Saludos a su familia también. Hasta pronto señora Yenni.

Yenni: hasta pronto señor Julio.

2.    Dialogo 2

– Mamá, ¿es verdad que, si yo digo mentiras, la nariz me puede crecer muchísimo?

– Hijo, ¿de dónde has sacado esa locura?

– Los niños en la escuela me lo han mencionado.

– Mas tarde hablaré con los niños de la escuela y les preguntare yo misma.

– Mamá, justamente mañana no hay clases, ¿recuerdas?

La madre, se quedó pensativa y recordó que los sábados y domingos, no hay clases en la escuela.

3.    Dialogo 3

Miguel: ¡Buenos días Don Armando!

Don Armando: Hmmm… Buen día, ¿a que se debe tanto entusiasmo hoy?

Miguel: es que hoy he venido a comprar su tienda ¡por fin!

Don Armando: y… ¿Cómo es que piensas hacer eso hoy? No me digas que intentaras hacerme una oferta absurda como la de hace una semana.

Miguel: No! Don armando hoy vengo a ofrecerle un trato, que le parece si…. Si cancelo el 50% del precio y le otorgo las ganancias del negocio durante un año entero para cancelar el resto del inmueble.

Don Armando: si no te conociera tan bien aceptaría con los ojos cerrados pero seguro tratas de engañarme.

Miguel: entiendo muy bien y detesto que piense en esa forma sobre mi. Pero hoy dia traigo un contrato para cumplir a plenitud clausula por clausula lo que verbalmente le estoy presentando.

Don Armando: ¡Pues Perfecto! Si es así firmemos ese contrato, ya estoy muy anciano para sacar adelante este local yo solo.

Miguel: muy bien entonces firmemos Don Armando y Finalicemos este trato.

Don Armando: Listo. Trato hecho Miguel.

Miguel: Trato hecho Don Armando. Muchas Gracias.

4.    Dialogo 4

Pablo: Señorita…

Luisa: Caballero…

Pablo: Que os detenga, perdonad.

Madre de Luisa: ¿Qué es eso, Luisa?

Luisa: Nada, madre. El pañuelo que me da. Esperad, no sé si es mío.

Pablo: De que es vuestro yo doy fe.

Luisa: ¿Está un poco descosido?

Pablo: Así es.

Luisa: Por ventura, ¿es de encaje?

Pablo: Sí, yo os lo fío.

Luisa: Es el mío.

Pablo: Y una efe.

Luisa: Luisa quiere decir.

Pablo: ¡Es muy hermosa!

Luisa: Aunque las señas coinciden con mi pañuelo bordado, si alguna dama pregunta que si lo habéis encontrado, decidle vos que aquí vive la viuda de Coronado y que su hija lo tiene para su dueña guarda.

Pablo: Perded, señora, cuidado.

Luisa: ¡Adiós!

Pablo: ¡Adiós!

5.    Dialogo 5

María: ¿será que alguien en esta habitación puede decirme dónde está?

Pedro: ¿será que puedes decir a que te refieres?

María: me refiero al chocolate que dejé arriba de la mesa.

Todos guardaron silencio y se miraron a la cara.

Pedro: bueno María. El chocolate… que estaba en… mmm… ahí. Ahora está ahí. (Señalando el envoltorio vacío)

María: ¡pero qué ha sucedido¡

Pedro: Se lo comió el señor de la otra habitación. No sabía de quien era, no preguntó y se lo comió.

En ese momento, María, furica salió de la habitación directo a donde se encontraba el ser a hablar con él por lo que había sucedido.