El erotismo hace referencia a la pasión, amor y deseo sexual que puede sentirse por otra persona. Aunque el amor es uno de los factores menos vinculados a este término, sí que está estrechamente relacionado porque del amor puede partir el erotismo, o viceversa.

El erotismo es una respuesta a la atracción física, y en muchos casos psíquica, que puede darse entre las personas de diferentes o mismo género sexual; conducta que va más allá de la sensualidad y sentimientos sublimes, es más algo físico.

Historia

El término proviene del griego “Eros”, que además es el nombre del Dios de la atracción sexual, el amor y el sexo, hijo de Afrodita y Hermes.

Aunque en la actualidad la sociedad es un poco más tolerante con todo lo relacionado al erotismo, la verdad es que desde la antigüedad ha existido un tabú y censura sobre el tema. Muchas personas todavía consideran inapropiado el hablar acerca del erotismo y sus efectos en los amantes.

A pesar de lo anterior, desde la antigüedad hasta hoy lo erótico se ha plasmado en libros, obras, música y demás formas de expresión, por lo que sin duda es un tema de interés para mucha gente.

Sin embargo, hay que acotar que solo se trata de un comportamiento que, manejado con mucha privacidad y precaución, puede ser muy beneficioso para el ser humano. Por otro lado, no se puede, entonces, asegurar que las personas que no son eróticas no pueden mantener buenas relaciones sentimentales o de otra índole.

Importancia

El erotismo juega un papel relevante en las relaciones de pareja. Aquellos matrimonios que acumulan muchos años juntos pueden apoyarse en el erotismo para mantener viva la “llama de la pasión”. De esto último depende que siempre sientan atracción el uno por el otro y gocen de una buena experiencia sexual.

Ejemplos de erotismo

Las siguientes son las formas que tienen algunas personas de manifestaciones su erotismo.

  • Provocar a alguien más con una pose sensual mientras se está de pie, sentado o acostado.
  • Demostrar atracción usando la mirada, de forma insinuante.
  • Proporcionar caricias que poco a poco se tornen algo comprometedoras.
  • Hablar en un tono y con palabras sexys.
  • Dar masajes insinuantes.
  • Usar objetos que puedan ser fetiches de tu pareja o tuyos.
  • Hacer el amor en lugares poco comunes para la pareja, donde sientan adrenalina.
  • Dar besos profundos.
  • Intentar cumplir la fantasía sexual de tu pareja o tuya.
  • Practicar posiciones según el libro del Kama-sutra.
  • Practicar juegos de roles previo o durante la relación sexual.