Un genocidio es una matanza organizada que se lleva a cabo para eliminar a una comunidad entera o gran número de personas. Históricamente han ocurrido genocidios que tuvieron como fin liquidar a miles de personas debido a su raza, ideología política o por su religión. La palabra proviene del griego “geno”, que significa “raza” o “nación”, y “cida” que significa “matar”.

Historia

Raphael Lemkin, abogado judío, creó el término en 1944 cuando pretendía promover la creación de leyes que protegieran a los miembros de su comunidad (judía) de los nazis y la matanza que habían emprendido en su contra. El abogado definió el genocidio como prácticas calculadas que tienen como objetivo exterminar a grupos de personas, tanto física como moralmente.

Ya para el final de la II Guerra Mundial se comenzó a emplear esa palabra en juicios. Además, se empezó a describir los genocidios como crímenes de lesa humanidad.

Las organizaciones que cometen genocidio se encargan de borrar rastros históricos de las comunidades que quieren erradicar, siendo la matanza su posible objetivo final.

Características del genocidio

Las comunidades que serán eliminadas son pisoteadas y señaladas por el resto de la sociedad, de esto se encarga el gobierno u organización que pondrá en práctica el genocidio.

La sociedad termina odiando a este grupo de personas y en determinado momento aprueban y justifican sus muertes. Antes de ello comienza una ola de humillación y discriminación que podría durar meses o incluso años.

Las futuras víctimas son simbolizadas para que sea más fácil detectarlas. Luego, se añaden a listas para identificarlos y organizar lo que vendrá.

La comunidad en cuestión es confinada en un lugar para comenzar el proceso de exterminio.

Los genocidios también se pueden dar como parte de un ataque militar o atentado terrorista. Sin embargo, no son eventos espontáneos, detrás de ello hay toda una preparación.

En cualquiera de las formas usadas para provocar la matanza la sociedad es testigo y muchas veces partícipe. Algunas personas pueden avisar a las autoridades, grupos militares o paramilitares de la existencia de algún miembro de la comunidad, ahora odiada, para que no logre escapar de su destino. Las personas creen que por naturaleza les corresponde dejar de existir como personas y comunidad.

No toda matanza es un genocidio. La diferencia entre uno y otro está en los motivos que provocaron las muertes: Si se trata de una aversión hacia cierto grupo de personas basada en su raza, religión, ideología política o identidad sexual, siendo que un grupo de gente decidió que éstos no deberían existir, entonces sí se trata de un genocidio. Si mueren asesinadas miles de personas tras un bombardeo o un ataque terrorista que buscada derrocar un gobierno o atemorizar a sus ciudadanos, entonces es una masacre o matanza.

Ejemplos de genocidio

  • Un ejemplo que ilustra a la perfección este delito es el asesinato de millones de judíos en la Alemania Nazi durante el Holocausto (1933 – 1945)
  • El genocidio camboyano (1975 – 1979).
  • La matanza en Armenia, que tuvo lugar en el Imperio Otomano (1915 – 1923).
  • Genocidio de Ruanda (1994).
  • Matanza en Ucrania (1932-1933)