La higiene es un conjunto de prácticas y hábitos que realizamos con regularidad con el fin de asear o limpiar nuestro cuerpo, también para mantenerlo lejos de impurezas o suciedad del entorno. El objetivo principal de estas acciones es aumentar la salud integral o de mantener pulcros los ambientes.

Este tipo de hábitos son vistos como necesarios, no solo para cada persona sino como parte importante de miembros de la sociedad para mantener armonía y buena convivencia.

Historia y datos importantes

El término “higiene” proviene del griego Higieya, que es el nombre de la diosa de la salud, por tanto, el concepto de higiene se relaciona estrechamente con mantener la salud de las personas.

Desde épocas antiguas, muchos médicos como Hipócrates relacionaron enfermedades con factores externos como el clima y la dieta, es por eso que poco a poco consideraron la práctica de higiene como necesaria.

Enfermedades como el cólera son generadas por bacterias que habitan en el agua o alimentos que no han sido tratados para el consumo humano. Esto también hace parte de la salubridad pública.

Tipos de Higiene

Existen dos tipos generales de higiene:

  • Privada o personal: tiene que ver con aquella que realiza cada individuo para mantenerse limpio y con buena salud.
  • Higiene pública: son tareas o políticas realizadas por organismos públicos o por organizaciones privadas con el fin de mejorar un entorno en específico para que no sea un foco de enfermedades y parta que luzca prolijo.

Subtipos:

  • Higiene bucal: es la relacionada con el cuidado de los dientes, principalmente, pero también abarca temas como el mal aliento.
  • Higiene industrial: son aquellas técnicas o metodologías llevadas a cabo por empleados de un tipo de industria, que previenen enfermedades relacionadas a la actividad industrial.
  • Higiene mental: son los hábitos aplicados para mantener la salud mental. No se trata de una ciencia o actividad establecidas formalmente, pero muchos recomiendan la realización de actividades como reducir pensamientos irracionales o negativos que aumenten la autoestima, como un ejemplo de este tipo de higiene.

Ejemplos de higiene

  • Lavarse las manos antes de comer y luego de tener contacto con suciedad.
  • Bañarse todos los días al menos una o dos veces.
  • Lavarse el cabello con regularidad.
  • Mantener las áreas íntimas limpias y con buen olor.
  • Usar desodorante para el cuerpo.
  • Limpiar la casa con regularidad.
  • Mantener aseada el área de trabajo.
  • No mezclar la comida con elementos que no tengan que ver con gastronomía que puedan dañar o ensuciar los alimentos.
  • Lavar los alimentos con material apropiado.
  • Limpiar herramientas de uso diario.
  • Asear utensilios de cocina cada vez que se usen.
  • Lavarse los dientes, mínimo dos veces al día.
  • Mantener la ropa limpia y con buen olor.
  • No comer alimentos en mal estado.
  • Limpiar electrodomésticos que tengan contacto directo con la comida, cruda o cocida.