Significado de ira

Ira es un término de origen latino que hace referencia a la furia y la violencia. Se trata de una conjunción de sentimientos negativos que provoca enojo e indignación. Por ejemplo “el gesto del delantero despertó la ira de los simpatizantes rivales”, “el fallo del arbitro motivo la ira de la fanaticada, que no dudo en arrojar objetos al campo”.

En el ámbito de la psicología se recomienda exteriorizar la ira de alguna manera con el fin de evitar que esta traiga consigo enfermedades. Cabe resaltar que existen diversas formas no violentas de expresar un sentimiento negativo, actividades tan sanas como la práctica de algún deporte o tan enriquecedoras como la música y la ejecución de un instrumento representan algunas de las decisiones más favorables para convertir la ira en algo positivo.

Evolución y Desarrollo

Dado que se trata de una cuestión interna, la perspectiva que cada persona tiene de la ira es diferente, independientemente del concepto oficial que le haya otorgado la psicología. De igual manera, los disparadores de esta sensación y las maneras en las que reaccionan ante su aparición  varían de acuerdo al individuo. En general, la ira se encuentra íntimamente relacionada a la frustración, debido a que surge como una explosión ante la imposibilidad de resolver algo.

Es posible comparar, a grandes rasgos, entre un tipo de ira que se mantiene a lo largo del tiempo, que surge como respuesta a un suceso negativo del pasado que aún no ha sido resuelto, y otro pasajero, puntual, que se genera por un conflicto bien definido y que tenga lugar en el presente.

En el primer caso se observa que quienes han sufrido abusos, ya sea de tipo sexual o psicológicos durante la infancia y no hayan tenido la posibilidad de enfrentar a sus agresores suelen tener brotes de ira a lo largo toda su vida.

Aquí la frustración tiene un gran protagonismo, dado que la victima siente una gran angustia debido a la injusticia a la que fue sometida y el hecho de no ser capaz de cambiar su pasado. Todo esto se convierte poco a poco en un cumulo de violencia que jamás lograra desatar contra la o las personas responsables de su dolor, por lo cual la explosión podrá suceder de manera casi cíclica año tras año. Esto no quiere decir que la ira acumulada no pueda canalizarse de una forma que no afecte al cuerpo.

El catolicismo considera que la ira es uno de los siete pecados capitales. Esta ira puede surgir contra uno mismo (mediante el suicidio o la autoflagelación) o en contra de los demás (reflejada en enfrentamientos donde pueden asesinar). En ambos casos, se encuentra estrictamente penada en los preceptos religiosos.

Debido a la cercana relación que tuvieron la música y la religión tiempo atrás, no resulta extraño que la palabra “ira” esté presente en obras maestras de grandes compositores como Handel o Vivaldi. En este caso se utilizan herramientas para expresarla, tales como un aumento de velocidad e intensidad, y pasajes constituidos únicamente de ornamentos y saltos que rocen los limites agudos de cada instrumento de forma violentas e inesperadas.

Situaciones frustrantes

  • Transgresión de las normas y derechos: cuando sobrepasan las normas sociales, se vulneran nuestros derechos o nos tratan injustamente sentimos ira.
  • Obstrucción de acceso a una meta: cuando la consecución de nuestros objetivos se empieza a detener, la valoración cognitiva (los pensamientos) que la persona lleve acerca de la relación entre su conducta y el resultado de la misma determinara el tipo de emoción resultante.
  • Extinción de contingencias aprendidas: cuando no obtenemos la recompensa que esperamos luego de realizar una conducta nos enfadamos (por ejemplo, cuando aplazamos el examen luego de haber estudiado intensamente).

Ejemplos de ira

  1. Una mujer que le pega a la amante de su pareja: pelar o pegarse jamás está justificado, pero en ciertas ocasiones la ira nos lleva a cometer actos que tienen que ver con agresiones físicas.
  2. Una persona que rompe cosas cuando se enfada: es un claro ejemplo de ira que se genera como resultado de la frustración o tras un enfado.
  3. Un niño de agarra una pataleta luego de que sus padres le prohíban algo.
  4. Aficionados lanzando objetos contundentes al aire en un partido.
  5. Desastres naturales: aunque mayormente observamos ira en las personas, también existe la ira en la naturaleza. Esta sirve para expresar el mal cuidado que se le da al planeta, y como consecuencia se rebela la naturaleza con desastres naturales como huracanes, terremotos o tsunamis, etc.