Definición de ironía

Ironía es un término que deriva de un vocablo latino que a su vez deriva del griego, y se considera como burla o sinceridad disimulada. Dicho término consiste en dar a entender lo contrario a lo que realmente quiere expresarse mediante una cierta entonación o lenguaje corporal.

Un ejemplo claro del uso de la ironía en el habla coloquial puede ser el siguiente: Un programa de televisión informa que un hombre fue hallado muerto con 3 disparos en la cabeza. Un espectador comenta que según su consideración se trató de un asesinato; en respuesta a su declaración una persona que se hallaba observando la noticia, ante la obviedad de la afirmación del primero, expresa ¡que inteligente! Me sorprende su capacidad de deducción.

En ciertas ocasiones la ironía como figura retórica es una herramienta que permite a un autor expresar al decir lo contrario, suele compararse en algunos casos con el cinismo. Es de mucha ayuda al momento de dotar los textos de mucha suspicacia o volverlos burlesco.

Entre los autores  más famosos que mejor han sabido utilizar este recurso al momento de escribir podemos señalar a William Shakespeare y francisco Quevedo.

Tipos de ironía

Aunque, en este punto cabe destacar que existen muchos tipos de ironía. Entre los más destacados están:

  • Ironía trágica: también denominada ironía dramática, es propia de las tragedias antiguas y está presente en casi la mayoría de las obras del escritor anglosajón Shakespeare.

Se emplea para la elevar la intensidad de las situaciones delicadas en obras donde las palabras y acciones del personaje se expresan de una forma familiarizada  para el lector que parecen sumamente verosímiles. Pese a traer consigo un alto contenido de dramatismo que podría considerarse como un acto absurdo en la realidad.

El objetivo de las frases irónicas, el autor logra acercarse al público y abrirle los ojos en una serie de cuestiones de la vida que desde su perspectiva ha pasado desapercibido.

  • Ironía cósmica: está presente en las obras de carácter burlesco, en donde el autor expreso una crítica hacia la sociedad con tintes burlescos y bufones. Usualmente encontramos muchísimos ejemplos de este uso en las obras de Quevedos.

En este caso, la ironía es utilizada para mostrar una incongruencia entre las expectativas que usualmente tiene el lector y lo que al final ocurre. Suelen establecer tramas muy absurdas o, en algunos casos, explicarse situaciones de la vida cotidiana de una manera convincente pero a la vez estrambótica.

Esto le permite entender al que la propia realidad se haya repleta de cuestiones inaceptables que pasa como “normales” lo que le permite razonar y establecer un cambio ante los posibles hechos que suceden.

Características de la ironía

  • En ciertos casos se suele exagerar en un sentido o algo, para dar a entender que sucedió lo contrario: mientras menos sospechas despierta la exageración para el oyente, este comprenderá la intención opuesta.
  • La ironía permite al individuo tener cierto humor y relajación en el marco de sus charlas. En algunos casos es empleada a través de la sátira.
  • Usualmente también se dice que algo es una ironía en caso de que el destino se interponga en la vida de las personas, mayormente de forma adversa o inclusión trágica, y ocurre lo opuesto a lo que se espera desde la lógica.

Ejemplos de ironía

  1. Pase una hermosa tarde, desconsolada sola en mi habitación (a una amiga, luego de una pelea con el novio).
  2. ¡menos mal que seguí tus consejos! (en forma de reproche, cuando algo malo pasa)
  3. Valoro mucho tu comentario (cuando alguien afirma algo que no tiene nada que ver con lo que están hablando).
  4. No esperaba que llegaras tan temprano (cuando alguien llega mucho más tarde de lo esperado).
  5. Esta fiesta sí que fue muy buena (luego de una fiesta a la que no asistió casi nadie).
  6. ¿No que no querías venir?
  7. Ah pero yo pensaba que te caía mal la muchacha esa.
  8. Y esa rareza? pensaba que no te gustaba comer eso.
  9. Pero que maravilla que hayas traído algo a la fiesta esta noche.