Definición de juicio moral

El juicio es una facultad del alma que permite diferenciar entre el bien y el mal. Al momento de expresarse en palabras, el juicio es una opinión o un dictamen. Por otra parte, la moral esta asociadas a las costumbres, creencias, valores y normas de una persona o de un grupo social. La moral funciona como una guía para actuar ya que reconoce lo que es correcto y lo que es incorrecto.

Es denomina juicio moral, por lo tanto, al acto mental que establece si una cierta situación tiene contenido ético o por el contrario, carece de estos principios. El juicio moral se genera a partiendo del sentido moral de cada persona y da respuesta  a una serie de normas y reglas que se van adquiriendo a lo largo de la vida.

En el transcurso de nuestra siempre, mediante distintos ámbitos y entidades (sociedad, familia, colegio) se nos ha inculcado que es lo que está bien y que es lo que está mal. Sin embargo, ante todo ello contamos con un libre albedrio, con esto podemos: aceptarlo, rechazarlo o ignorarlo.

De esta forma es como poco a poco ha ido surgiendo lo que se conoce como estadios del juicio moral que son la moralidad del heterónoma, las expectativas interpersonales, el individualismo, el sistema social y la conciencia.

Así, cuando estamos ante un hecho concreto, en base a nuestro juicio moral, reaccionamos de una forma u otra al considerar que lo que está bien o mal. Eso al final supone también que luego nuestra actitud sea un elemento de estudio por parte de nuestra conciencia que determinara que la manera en la que hemos actuado trae consigo un arrepentimiento, remordimiento o culpa.

La familia, la iglesia y la escuela y los medios de comunicación son algunas de las instituciones sociales que ejercen mayor influencia en la adopción de los preceptos de determinan los juicios morales. Esto significa que el entorno juega un papel vital en la forma de pensar del sujeto sobre que está bien y que está mal.

Muchos de los casos judiciales son transmitidos en los medios de comunicación y que inducen a la población a que desarrolle un juicio moral, independiente de las leyes establecidas.

Características y aspectos del juicio moral

Como lo hemos señalado anteriormente, la capacidad de hacer un juicio se crea tomando en cuenta nuestras experiencias. As, las situaciones que experimentemos, los hechos que vivimos modifican las cosas en la que miramos las cosas. Se trata de una experiencia delimitada por los principios morales, éticos, y nuestra propia interpretación.

Todo juicio moral está constituido por tres elementos principales. En primer lugar está el objeto que hace referencia a la conducta seleccionada por el sujeto. Posteriormente tenemos las circunstancias o condiciones que enmarcan y contextualizan el hecho, por último tenemos la intención de la persona que ha llevado a cabo el hecho.

Si bien es cierto que la moral es un complicado compartido por los miembros de una sociedad, no todas la interpretan de igual forma. Esto implica que ciertas personas piensen que alguna cosa es inmoral cuando otros no lo vean de igual manera. Entonces, cabe resaltar que lo moral es aquello que es correcto y aceptado en la sociedad, lo inmoral es lo que va en contra de la moral y de las buenas costumbres.

Ejemplos del juicio moral

  • Hay muchas sociedades donde se consideraba que la prostitución era considerada un acto inmoral, incluso penado por la ley. En la actualidad muchos grupos consideran que la inmoralidad no está presente en el ejercicio de la prostitución sino en la explotación que sufren las personas que se vean forzadas a ejercerla.
  • La pena de muerte es considerada inmoral para muchas personas. sin embargo, permitir que los determinados criminales sigan con vida también es considerado otro acto inmoral.
  • Los robos son inaceptables en general. Pero, si una persona comete un delito ya sea porque no consiga un trabajo y no puede alimentarse a sí mismo ni a su familia, el juicio moral sobre lo cometido puede no ser tan rígido o incluso puede considerarse que su conducta es entendible.
  • Valerse de las ganancias obtenidas del trabajo ajeno puede considerarse inmoral en un sentido completamente abstracto. Sin embargo, todo inversor obtiene ganancias del trabajo ajeno, y desde esta perspectiva no es considerado un acto inmoral, ya que está previsto por las reglas de nuestro sistema económico.
  • Existen ciertas expresiones o palabras que son juzgadas como moralmente incorrectas. Toda palabra que haya sido utilizada de manera despectiva hacia un sector social o un grupo en específico continuara llevando cierto peso moral negativo.