Concepto de Neoplasia

Neoplasia es la formación o desarrollo descontrolado y algún tipo de tejido propio del organismo que se genera de manera anormal, autónoma y sin propósito, incontrolada e irreversible. Se genera sin tener en cuenta el resto de tejidos, siendo independientes de estos.

Este crecimiento descontrolado provoca la presencia de una masa, un tumor o neoplasmas, que compiten con los tejidos y las células normales. Si bien es cierto que a veces aparecen como resultado de una estimulación determinada, el crecimiento sigue a pesar de que este cese. Estos pueden surgir en cualquier órgano y prácticamente en cualquier persona, independientemente de su condición o edad.

En el cuerpo humano hayamos tejidos con función específica dentro de un órgano y otros que cumple más bien con una función de sostén de cara a permitir su funcionamiento. En la neoplasia son la parénquima, básicamente son un conjunto de células con función propia, son último término a aquellas que se desarrollan y se reproducen, mientras que el estroma o conjunto de tejidos de actúan como armazón para ello (primordialmente tejido conectivo y vasos sanguíneos) ayuda a que se genere dicho desarrollo tumoral.

La presencia de una neoplasia o de un tumor puede ser asintomática (especialmente si es benigna), pero en otros pueden generar alteraciones fisiológicas, físicas e incluso conductuales (tal como los tumores cerebrales) que pueden estar vinculados con su existencia. El tipo de síntoma puede variar de acuerdo a su localización y el tipo de neoplasia de la que se esté tratando.

Cabe destacar que hay que tener en cuenta que a pesar de la presencia de síntomas que pueden ser posibles indicadores no necesariamente implica la existencia de la neoplasia sino que puede deberse a una extensa variedad de condiciones (no todas ellas son obligatoriamente clínicas), que de hecho en muchos casos son más probables.

Podemos hallar diversos tipos de neoplasias, en función del tipo del tejido afectado, la presencia o ausencia de infiltración. Sin embargo las más usuales son las que tienen en cuenta su grado de y el tipo de tejido crece.

Tipos de neoplasias

Las neoplasias pueden clasificarse en diversos grupos partiendo de diferentes criterios. Sin embargo, la clasificación más usual y conocida es la que tiene en cuenta su grado de malignidad, junto con su capacidad de filtración en otras zonas, diferenciándose dos grandes grupos de neoplasias.

  • Neoplasias benignas

Son consideradas como neoplasias benignas todo aquel neoplasma regular, localizado y que a su vez se autolimita o encapsula siendo su comportamiento infiltrativo (es decir, no ocupa el tejido colindante. Su desarrollo es relativamente lento, siendo las células que forman parte del tumor parecidos a la de tejidos aledaños y estando discretamente diferenciadas.

Existencia de algún tipo de tumor benigno es muy habitual en el transcurso de la vida, siendo frecuentes los bólidos, adenomas, quistes, fibromas o papilomas entre muchos otros.

  • Neoplasias malignas

Son aquellas que se generan por tumores infiltrativos, que habitualmente se dispersan e invaden las estructuras que se hayan a su alrededor y no se limitan. Se trata de crecimientos rápidos que afectan a los tejidos colindantes y los invaden, y autolimitandose y produciendo metástasis.

Como consecuencia se pierde la diferenciación de la pared celular, al no estar delimitados los límites de la masa tumoral. Según la evolución del tejido cada vez va pareciéndose menos a la estructura original. Aquí hacemos referencia a lo que comúnmente se conoce como cáncer. En caso de que no se trate con antelación termina causando el deceso del paciente en periodos de tiempo que varían en gran medida, generando frecuentemente hemorragias y muerte de los tejidos.

Además, puede causar recidivas, es decir, en caso de que no sean completamente eliminados pueden llegar a desarrollarse de nuevo pese a ser extirpados. El grado de infiltración, así como su velocidad de expansión y crecimiento y la extensión y el grado de diferenciación de sus células pueden resultar muy variables. De este modo podemos encontrar diversas subclasificaciones.

Clasificaciones de acuerdo al tipo de neoplasia y Ejemplos

Otras clasificaciones pueden basarse en el tipo de tejido que aparezca en la neoplasia. Aquí destacan los siguientes grupos:

  • Tumores de tejido conjuntivo: esta clase de tumores surgen en tejidos de tipo adiposo, cartílago, tejido fibrosos o huesos. Por ejemplo: el osteosarcoma o el fibroma.
  • Tumores derivados de las células sanguíneas: se genera una proliferación descontrolada de las células sanguíneas, del sistema inmune o linfáticos. El tipo más frecuente se presenta en enfermedades tales como la leucemia.
  • Tumores derivados del endotelio: se trata de neoplasias o tumores que se generan en vasos sanguíneos, en las meninges o linfáticos. Tal como el meningioma o el hemangioma.