Paranoia

Paranoia es una forma de pensamiento relacionados a los trastornos mentales se distingue por dar forma a los delirios autorreferentes. Eso quiere decir que quien expresa un comportamiento paranoico posee un tendencia  a creer todo lo que le ocurre y de lo que es consciente se da debido a un mismo hecho, una verdad que usualmente tiende a ser ocultada por entidades misteriosas (sobrenaturales o no) pero que solo puede observar uno mismo.

Los delirios de una persecución suelen ser actitudes típicas de la paranoia, ya que, al momento de reconocer todo tipo de indicios en los detalles que están presentes en nuestro entorno, se llega a la conclusión de que existe alguien que los observa de manera directa, ocultando bien su rastro.

En importante considerar que el termino paranoia a pesar de que  el uso del término “paranoia” es relativamente laxo y hace referencia a un tipo de pensamiento y comportamiento, en la práctica se suele señalar al trastorno delirante, psicosis paranoica, una forma de alteración que se enlaza con el grupo de trastorno próximos a la esquizofrenia.

La paranoia puede estar compuesto como un trastorno crónico, con niveles oscilantes de intensidad. Las personas narcisistas, ególatras y con baja autoestima pueden presentar este trastorno.

Características de la paranoia

  • Hostilidad, manía persecutoria y actitud defensiva: las personas que presenta una actitud paranoica observan constantemente motivos para no confiar en casi nadie, dado que según su perspectiva cualquiera podría estar espiándolos. Esto como resultado hace que sea complicado atender a estas personas en el área clínica en los casos más graves.
  • Rigidez cognitiva: una de las principales diferencias entre la paranoia y otros trastornos mentales que no están relacionados con trastornos es que la primera de basa en una evidente rigidez cognitiva, o incapacidad de autocorrección.

En caso de que las predicciones basadas en los delirios no suceden, simplemente se busca otra explicación que no vaya en contra de la idea principal que compone la paranoia.

  • Adopción de rutinas de protección: esta no se da en todos los casos de paranoia, es usual que la persona tienda a optar por hábitos y rutinas características con el objetivo es las defensas de las amenazas exteriores. Un ejemplo claro de esto es cuando las personas deciden envolverse la cabeza con papel aluminio porque creen que sus pensamientos pueden ser leídos o robados por alguien.

Causas de la paranoia

Es uno de los tantos síntomas que se vinculan con la psicosis, pero este hecho, por si solo, no dice lo suficiente acerca de sus causas. Realmente, como síntoma la paranoia puede surgir debido a diferentes tipos de alteración mental o por problemas netamente neurológicos. Existen diferentes teorías que intentan dar cuenta de por qué surgen estos patrones de pensamientos.

  • Por trastorno y complicaciones del tipo clínico: usualmente nuestra capacidad de pensar y crear conceptos abstractos es nuestra mejor cualidad, nos convierte en seres inteligentes, altamente capacitados para cualquier reto. La flexibilidad de nuestra cognición nos ayuda que encontremos soluciones innovadoras por muy cambiante que sea el entorno.
  • Para poder afrontar situaciones variables y hasta cierto punto imprevistas utilizamos automáticamente una de las capacidades en las que somos más hábiles debido a nuestro desarrollado encéfalo: la capacidad de reconocer patrones y regularidades en toda clase de estímulos. Gracias a esta habilidad ponemos en orden en lo que de otro modo sería un caos de recuerdos y percepciones.

Aunado a esto, esta reorganización de la información es llevada a cabo tanto en los aspectos más precisos de la percepción tanto como en los conceptos más abstractos, las ideas mediante las cuales interpretamos la realidad a través de lo que se conoce como esquemas cognitivos. Por ejemplo, es un  muy sencillo, incluso automático, reconocer patrones de musicalidad en ciertos sonidos, o detectar caras donde solo hay manchas, pero también es común reconocer intenciones en las acciones de los demás.

La paranoia es lo que surge cuando esta habilidad que mostramos al momento de reconocer ideas y percepciones subyacentes que vertebren hacia todas las demás pasan a ser algo patológico, una clara señal de que imponemos un relato muy forzado para justificar la realidad, en vez de comprender y asumir que no podemos predecir todo y limitarnos a experimentar nuestras propias experiencias dando por su supuesto que siempre quedaran incógnitas por resolver.

  • Aparición por aprendizaje y contingencia: la influencia del comportamiento ambiental y social pueden ayudar a que una persona demuestre patrones de paranoia sin llegar a formar parte de casos clínicos muy graves. en el caso de diversas teorías de conspiración, pueden ser entendidas como esquemas explicativos que tienden a resistir todo tipo de evidencias en contra y que, por otra parte, se basan en una entidad (física u organizativa), que posee sus propios intereses políticos y económicos, así como también la capacidad de manipular como deseen lo que ocurre en el planeta.

De esta forma, el adoctrinamiento y la integración en algunas agrupaciones sociales, por si solos, pueden hacer que las personas se acostumbren a pensar a través de la paranoia o algo muy cercano a ella.