Una cuartilla es el nombre que popularmente recibe una medida equivalente a la cuarta de un pliego, mismo que a su vez equivale a dos folios. Específicamente, una cuartilla es medio folio y ocupa las medidas 15cm x 21cm.

En otras palabras, una cuartilla es un escrito que cabe en una hoja tamaño carta, bien sea escrita a mano o en computadora. En el mundo del periodismo y redacción se usa esta palabra para denotar la longitud que ha de alcanzar o que alcanzó su texto.

Estas medidas aplican solo si la fuente tiene un tamaño de 12, los márgenes de 2 cm a 2.5 cm y unos 20 a 25 renglones escritos.

Ejemplo de cuartilla

Qué debo hacer si quiero ser freelancer

«Generalmente se cree que trabajar desde casa es una manera de ganar dinero fácil y rápido, esto es un completo error: trabajar como freelancer es como cualquier empleo, solo que en este caso podrás hacerlo desde tu habitación y en pijamas. La gran diferencia es que todo dependerá de ti, desde buscar clientes hasta cobrarles.

Como dije al principio, para ser freelancer solo necesitas un talento y un plan, por ello he separado los pasos a seguir en dos grandes tareas:

Determinar el o los servicios a ofrecer

Es primordial que sepas cuáles son tus talentos, porque de ello dependerá que logres ofrecer algún servicio en la web. Los servicios más comunes son:

  • Diseño gráfico
  • Redacción y traducciones
  • Marketing/Community management
  • Edición de videos
  • Consultoría legal
  • Fotografía y video
  • Desarrollo web/móvil
  • Atención al cliente

Si realmente puedes hacer muy bien alguna de esas tareas, ya tienes la mitad del terreno ganado.

Aunque no tengas experiencia en cierto oficio, pero estás consciente de que puedes llevar a cabo un proyecto relacionado y además te has formado para ello, asegúrate que realmente quieras hacerlo, porque de lo contrario terminarás aburriéndote y quizás haciendo mal el trabajo.

Dónde trabajar y dónde promocionar los servicios

Lo siguiente será crear ‘un plan de ataque’ que inicie identificando las plataformas ideales para ofrecer tus servicios: webs de empleos, redes sociales, una web propia, etc. Después debes pensar en cómo plantear tus servicios para que sea más atractivo que los paquetes que ofrecen tus colegas.

Freelancer.com, Workana.com, son las webs más comunes en las que se encuentra y solicita empleos freelance, mientras que redes sociales como LinkedIn, Facebook, Twitter e Instagram son una especie de trampolín al éxito, según la popularidad que alcances y los clientes que consigas.

Puedes crear una fanpage o perfil especializado en el trabajo que realizas para que todos conozcan tus habilidades y sepan cómo contactarte».