La Teoría de la Evolución es un conjunto de estudios científicos que establecen que la vida biológica en la Tierra derivó de la evolución de células y otros microorganismos.

Esta teoría viene a ser la contradicción directa de la teoría creacionista promulgada por la iglesia, que establece que todo lo que vemos en el planeta fue creado por un Dios Todopoderoso.

Historia de la teoría de la evolución

En el siglo XVIII, un grupo de científicos intentó clasificar a los seres vivos según una serie de descripciones basadas en su morfología, género y otros criterios. En el año 1735 se publicaría la primera muestra de esa clasificación en el “Sistema Naturae”. Este trabajo fue posible gracias a Linneo, quien pudo organizar de mejor manera las especies a diferencia de otros naturalistas.

Como es lógico, en esa época la información fue muy pobre dado que solo se tomó en cuenta los elementos externos de cada especie encontrada. Sin embargo, mucha de esa clasificación sigue vigente hasta hoy. Años más tarde, muchos expertos pusieron en duda y contradijeron la estructura propuesta por Linneo.

Linneo integraría la raza humana, con el nombre de homo sapiens, como una especie dentro de la clasificación de los seres vivos.

Jean Baptiste de Monet Chevalier de Lamarck, un francés conocido como Lamarck, sería el primer naturalista en proponer la evolución de las especies como el modo de aparición de los seres vivos. En su publicación de 1809 llamada “Filosofía zoológica”, propuso una teoría sistemática de la evolución. Lamark describe en su obra cómo los seres vivos, desde los más simples hasta los más complejos, provienen de otros similares. También explica como los órganos internos y externos se forman gracias a diversos procesos de adaptación al entorno.

Charles Darwin jugaría un papel fundamental en la recopilación y reformulación de la teoría evolucionista. El naturalista viajó durante cinco años a Sur América, estudió la otra de otros expertos y dos décadas después, con la ayuda de otros investigadores, publica su teoría de la selección natural.

Ejemplo de Teoría de la evolución

Alfred Russel Wallace inspiró a Charles Darwin en su estudio, lo que lo llevó a generar las siguientes hipótesis en torno a su idea de Selección Natural:

  • Los descendientes heredan los caracteres de los progenitores de generación en generación. Esta premisa fue propuesta por Darwin, aunque para la época no se conocían las leyes de la herencia en las que por cierto Mendel estaría trabajando para entonces. Por tanto, esta explicación fue rechazada y resultaron erróneas en todo su contexto.
  • En el proceso de la herencia se generan variaciones espontáneas que pueden producirse al azar. Esto generó dudas sobre las causas que producen esas variaciones y la finalidad de ellas, es decir, si se orientan a la adaptación al entorno.
  • La reproducción de los individuos de una especie puede ser diferente a la de otro miembro de esa especie. Esta idea puede deberse a que un sujeto es más fértil que otro o que su entorno tiene mejores condiciones para la procreación.

Darwin aseguraba que la suma de todas las variaciones presentadas en cada generación, las siguientes se parecerán cada vez menos a sus antepasados, es así como se formarían nuevas especies.