Es importante iniciar con una breve explicación sobre qué es un indicador y para qué sirve, a fin de tener mucho más entendimiento al momento de presentar los ejemplos, en ese sentido, podemos definir como indicador a una serie de comparaciones que se realizan entre dos o varios datos, de diferentes tipos, cuya finalidad es obtener medidas cuantitativas, o si lo prefiere, observaciones cualitativas.

Tomando en consideración dicho concepto, definimos indicadores de evaluación como comparaciones de datos provenientes de una previa evaluación. Este tipo de indicadores pueden servir para entender algunas medidas estandarizadas.

Adicionalmente pueden ser muy provechosas para conocer que tanto se ha avanzado en los objetivos trazados como, por ejemplo, en una organización, así como también, si todos los involucrados se encuentran realmente satisfechos con un determinado proceso.

Cabe destacar que, en la mayoría de los casos, las informaciones obtenidas mediante los indicadores de evaluación son cuantitativas, aunque no es carácter obligatorio, también puede ser cualitativas.

Tipos de indicadores de evaluación

En cuanto a los indicadores de evaluación más comunes se pueden destacar los siguientes tipos:

  • Indicadores de gestión: Son aquellos indicadores que se emplean para medir los logros de los procesos, avances logrados y actividades, incluyendo ciertos datos sobre las actividades y los componentes.
  • Indicadores estratégicos: Los indicadores estratégicos son aquellos que se utilizan para medir los objetivos trazados y el cumplimiento de los mismos. Además, ayuda a corregir y dar fortalecimiento a las estrategias y verificar hacia dónde van los recursos.

Ejemplos de indicadores de evaluación

Para una evaluación financiera

  1. ¿Cuál es la perspectiva financiera?
  2. Conocer la cuota de mercado
  3. Reconocer el incremento de los ingresos
  4. Indagar sobre la tasa de beneficios
  5. Vuelta de la inversión
  6. Valores económicos agregados
  7. Conocer si el capital empleado es rentable.
  8. Objetivos de la corporación u organización.
  9. Ahorrar en costos del proceso
  10. Supervivencia
  11. Verificar el flujo de caja
  12. Conocer los ingresos provenientes de las ventas.
  13. Indagar sobre factor de explotación y las tasas de siniestros.
  14. Minimizar costo
  15. Incremento productivo
  16. Mejoramiento en la eficiencia.
  17. Invertir en capacitación.
  18. Conocer las estrategias aprendidas.
  19. ¿Qué porcentaje representa productos defectuosos?
  20. Sugerencias por parte de los involucrados.

Para la evaluación de un programa

En este caso mostraremos los ejemplos de indicadores a utilizar para evaluar el nivel de satisfacción de los involucrados:

  1. ¿Se sienten a gusto, entendidos y escuchados?
  2. ¿Los compañeros son amigables y colaborativos?
  3. ¿El horario es conveniente?
  4. ¿El tema empleado son acordes con el propósito del programa?
  5. ¿Los temas empleados son conflictivos o complejos?
  6. ¿Cuál es el número de los talleres realizados?
  7. ¿El material utilizado es atractivo y comprensible?
  8. ¿Se logró cobertura de los medios?

Para la evaluación en sector salud

  1. Mortalidad infantil: Tasa dependiendo del número de habitantes, según sexo y edad.
  2. Mortalidad materna: Tasa de acuerdo al número de habitantes y de su distribución porcentual. Conocer principales causas de la muerte.
  3. Número de enfermedades, tipos, sexo, determinar si es contagiosa, hereditaria, síntomas e indicaciones.
  4. Contabilidad de vacunas tanto infantiles como para adultos. Lugar de residencia, fecha de colocación y fecha de próxima dosis (de ser requerida)

Ventajas de los indicadores de evaluación

  • Permitir que los involucrados se alineen en una misma visión.
  • Se logra una comunicación efectiva en la que, los involucrados son informados los objetivos y las formas para cumplir con cada uno.
  • Permite reconsiderar las estrategias aplicadas, partiendo de los resultados obtenidos.
  • Convierte, en cierta forma, las estrategias colectivas y la visión en un conjunto de acciones concretas.
  • Ayuda a crear valores futuros.
  • La capacidad para analizar e introducir los indicadores cuantificables son mejorados considerablemente.
  • Ayuda al mejoramiento en cuanto al desempeño laboral, la productividad no solamente colectiva, sino también individual y además, mejora la rentabilidad.