Las oraciones causales son aquellas que describen la causa o motivo por el cual una acción o situación tiene lugar y ofrecen la respuesta al ¿por qué? de la oración propuesta. Este tipo de oraciones por lo general tienen un verbo que tiene carácter indicativo y se suelen plantear a través de conjunciones subordinantes.

Las oraciones causales usan nexos que en su mayoría pueden ser: porque, como, que, puesto que, ya que, en vista de que, pues y otras más que son usadas en menor grado. Otro detalle a tener en cuenta es que en este tipo de oraciones cuando existe una negación ante la razón que se propone entonces el verbo usado se plantea de forma subjuntiva.

Cuando las oraciones causales usan el “porque” y “que” éstas se suelen ubicar detrás de la principal, cuando se usa el “como” se ubican antes de la principal y al usar las otras conjunciones, éstas pueden ubicarse antes o después de la oración principal.

Ejemplos de oraciones causales

  1. El control remoto no funciona porque no tiene pilas.
  2. Voy a ducharme que acabo de llegar del gimnasio.
  3. Puesto que detestas la leche, se la daré a mi hermano.
  4. Viajaremos a Nueva Zelanda ya que tengo familiares viviendo allá.
  5. Se regresó a casa en vista de que ninguno de sus amigos había llegado.
  6. Descansaré unos días pues me encuentro delicado de salud.
  7. Me voy no porque no quiera estar acá sino porque no quiero estar cerca de ella.