Los vocativos son un conjunto de palabras o una sola palabra que se usa para atraer la atención de las personas a las que va dirigida el mensaje, oyente o receptor.

Se puede definir también como un elemento dentro de un discurso y que cumple las funciones de un epíteto lo que quiere decir que puede significar un seudónimo, calificativo, apodo, nombre, apellido, título, alias u otros similares.

Puede ubicarse al principio, al medio o al final del enunciado y esto puede depender de la intención que se tiene con dicha oración y en el aspecto gramático dicha ubicación puede ser correcta en los tres casos.

Cuando este elemento es ubicado al principio de una oración o discurso, se usa una coma para la separación y generalmente la intención en este caso es la de llamar la atención de la otra persona y puede ser por ejemplo un favor, una súplica o una orden.

Cuando se ubica en el medio se usan las comillas y el objetivo es dar mayor énfasis a la idea que se trata de expresar y cuando se coloca al final se usa una coma para la separación y lo que se busca es dar fuerza a la intención o también para hacerla más ligera lo que tendrá como factor adicional la entonación que se use.

Ejemplos de vocativos

  1. Vamos, Jorge, date prisa o llegaremos tarde a la función.
  2. Tu nueva cámara está genial, Lorena.
  3. Es increíble “Luisa” no sabía que podías hacer eso.
  4. ¿Puedes alcanzarme la sal, María?
  5. Amigo, ya cállate.
  6. Ya déjame dormir, Paty.
  7. Escuchad, mortales, la furia de Poseidón.
  8. Hoy será un día lleno de sorpresas, querida amiga.
  9. Y eso fue todo, chicos.
  10. El “se fue a su casa”