Los adverbios de negación son aquellas palabras que se emplean para orientar el curso de la oración en una dirección totalmente opuesta.

Se les asignó ese nombre justamente porque tienen la función de contradecir la palabra que se encuentre antes o después del mismo (según sea el caso).

En este sentido, conviene recordar que los adverbios representan un conjunto de términos cuyo objetivo es transformar el sentido de un adjetivo, un verbo u otro adverbio, ofreciendo una información adicional en la frase, pudiendo cambiar completamente su significado.

Para su uso, hay que tener en cuenta que este grupo de palabras no se modifican en base al sexo ni al número de lo que se esté hablando, por lo que se mantendrán siempre constantes.

¿Cuál es la importancia de los adverbios de negación?

Por la forma en la que está organizado el lenguaje, resulta innecesario afirmar las oraciones que tienen una connotación positiva; en cuyo caso sólo se haría con el propósito de enfatizar lo que se dice.

Con las oraciones negativas ocurre todo lo contrario, ya que para su formación es imprescindible usar una palabra que les otorgue este sentido de negación. Es por ello que estos adverbios son relevantes, si no existieran, todo lo que se dijese sería una afirmación sin posibilidad de oposición.

Ejemplos de adverbios de negación

En nuestro idioma existen varios adverbios que nos permiten la negación, los principales son mencionados a continuación:

  • No
  • Nunca
  • Jamás
  • Tampoco

¿En qué parte de la oración se colocan los adverbios de negación?

El lugar de la frase donde debe encontrarse el adverbio de negación variará de acuerdo a cuál estemos usando. En este sentido, podemos dividirlos en dos grupos:

  • Ubicación del adverbio de negación no
    En el caso de este vocablo, únicamente puede posicionarse justo antes de la palabra que va a modificar. Visualicemos estos ejemplos:
  1. No quiero perderme ni un segundo de este programa.
  2. Aquella estatua no es tan alta como parece.
  •  Ubicación de los adverbios de negación nunca, jamás y tampoco
    Por otra parte, estos tres adverbios pueden localizarse tanto antes como después del término que van a alterar. Sin embargo, para que pueda ubicarse después debe darse una condición: que exista un no previo en la oración. Observemos los siguientes ejemplos:
  1. Nunca sería capaz de escaparme de la casa de mis padres / No sería nunca capaz de escaparme de la casa de mis padres.
  2. En este hospital jamás vi un fantasma vagando por los pasillos / En este hospital no vi jamás un fantasma vagando por los pasillos.
  3. Tampoco pensaba que nos encontraríamos en esta circunstancia / No pensaba tampoco que nos encontraríamos en esta circunstancia.

El uso doble de los adverbios de negación

Existe un fenómeno lingüístico muy particular llamado doble negación, que se presenta al juntar el vocablo no con otro adverbio de negación en una misma frase.

En muchos idiomas, como es el caso del inglés, esto representaría una analogía gramática de la regla de los signos en matemáticas, la cual establece que la unión de dos elementos negativos resultará en uno positivo.

Sin embargo, el español tiene la peculiaridad que al hacer uso de este recurso se logra un refuerzo de la intención de la oración. Es decir, el empleo de la doble negación consigue que la frase tenga un poder negativo aún mayor.

A esto se le conoce como hiper negación.

Ejemplos de frases con dos adverbios de negación

Anteriormente, cuando expusimos los ejemplos del posicionamiento de los adverbios en la oración, se encontraban algunas frases en doble negación.

Ahora que conoces este concepto, construiremos algunos otros ejemplos para que identifiques este fenómeno con mayor facilidad y observes la intensidad de la negación.

  1. Si viviera en una zona costera, no me apartaría nunca del mar.
  2. No volveré a pensar en eso jamás.
  3. Daniela no sabe jugar al escondite tampoco.
  4.  No comprenderé jamás este algoritmo.
  5. Aunque estuviese enfermo, mi abuelo no dejaría nunca de trabajar.
  6. No esperaba tampoco que el sol saliera tan pronto.

Ejemplos de frases con el adverbio de negación no

  1. No estoy lo suficientemente capacitada para dar esa ponencia.
  2. Espero que no volvamos a tener este problema nuevamente.
  3.  Aunque no estés cerca de mí, siempre te amaré.
  4. Si no puedo reunir el dinero en los próximos meses, viajaré a Francia el año siguiente.
  5. Quisiera poder tener un perro, pero a mi mamá no le gustan.
  6. No eres la persona que creí que eras.

Ejemplos de frases con el adverbio de negación nunca

  1. Nunca es demasiado tarde para admitir y corregir tus equivocaciones.
  2. Si no lo intentas, nunca sabremos cómo pudo terminar esa historia de amor.
  3. Ojalá nunca te tengas que poner en mi lugar, porque lamentarás haberme juzgado.
  4.  Aunque cambies de rutina, nunca podrás llegar a tiempo a esa clase de la tarde.
  5. Nunca sé si me estás diciendo la verdad, o si todo es una mentira.
  6. Espero que nunca nos quedemos sin esperanza.

Ejemplos de frases con el adverbio de negación jamás

  1. Jamás me imaginé que eso podría pasarle a alguien tan bueno como él.
  2. Confío que jamás me traicionarás como lo hiciste aquel día.
  3. Han estado practicando durante años, pero jamás te podrán superar en el campeonato.
  4.  Me siento fatal, jamás volveré a combinar estos dos alimentos.
  5.  Jamás repitas esa frase delante de tu nuevo jefe.
  6. Creo que jamás volverá a ser la misma persona después de esto.

Ejemplos de frases con el adverbio de negación tampoco

  1.  Tampoco me gustaría que continuáramos discutiendo por la misma razón.
  2. Nadie entiende este problema de matemáticas, y la verdad es que yo tampoco.
  3. Ella tampoco quiere que las votaciones se realicen la semana que viene.
  4. Tú no sabes lo que quieres, ni yo tampoco.
  5. Nosotros tampoco estamos preparados para lo que pasará el próximo martes en la empresa.
  6. Confío que tampoco te enojarás tanto con él.