¿Qué son las calorías?

Este término es utilizado para definir el tipo de energía que ingresa al cuerpo humano a través de los alimentos. Las calorías son procesadas y almacenadas por medio de las células. Las calorías que se reservan y liberan dependen del metabolismo que se posea, pues este, es el que envía la energía necesaria para las funciones básicas y vitales del organismo. Es un elemento indispensable, tiene una función que se compara a la del combustible en los automóviles.

Es de suma importancia que se tenga presente que no todas las calorías dadas por los alimentos contienen valor nutricional, algunas de ellas inciden negativamente en el organismo. Por lo general, los alimentos contienen carbohidratos, proteínas y grasas, estos tres elementos aportan energías y nutrientes. Por su parte, los alimentos también traen consigo algo llamado caloría vacía, carece de nutrientes aunque sea una fuente de energía.

Asimismo, se debe tener en cuenta que los alimentos que ingiere un ser humano deben ser proporcionales a la actividad física que desempeña. Si un individuo no se ejercita y consume constantemente calorías que provienen de grasas y azúcares, tenderá a subir de peso, por lo general, no son una gran fuente de nutrientes. Por esta razón, es importante evaluar los alimentos que se consuman, y si es posible, asegurarse que aporte calorías nutritivas al organismo.

Datos curiosos

  • Las calorías se identifican bajo el símbolo de “cal”, aparece como “Kcal” en los empaques de alimentos.
  • La energía dada por las calorías es distribuida en tres partes por el organismo: un 10% impulsa el procesamiento y digestión de alimentos, un 20% es dirigido a funciones motoras o físicas y un 70% trabaja en el funcionamiento de órganos y tejidos.
  • La cantidad de calorías necesarias para el funcionamiento óptimo de un ser humano dependerá de su tamaño, de su peso y su sexo.
  • Las personas que se ejercitan frecuentemente, que entrenan algún deporte o desarrollan algún tipo de actividad física deben consumir alimentos ricos en proteínas y carbohidratos. Generalmente, estas personas también requieren mayores calorías.
  • Las calorías que no se gastan o consumen, son acumuladas en tejido adiposo, este es el que hace que un individuo suba de peso, lo que puede tener como consecuencia el sobrepeso si no se cambia la dieta ni se realiza ejercicio.

¿Cómo se miden?

La cantidad de calorías aportadas por un producto alimenticio dependerá de su composición en carbohidratos, proteínas, grasas y alcohol. Esto se mide según su peso en gramos. Debe tomarse en cuenta que todos los alimentos, sin importar su origen, poseen agua y esta se encuentra mezclada a los tres elementos nutritivos en las calorías.

Ahora bien, los carbohidratos y proteínas contiene un valor de cuatro kilocalorías cada uno. Por su parte, las grasas poseen nueve kilocalorías y el alcohol siete kilocalorías. Todos estos son valores por gramos, es decir, una porción de cincuenta gramos de proteína pura equivaldría a doscientas kilocalorías.

Por otro lado, para medir la cantidad exacta de calorías a consumir, es necesario conocer el peso en libras y la cantidad de actividad física que ejerce diariamente. Se utiliza una fórmula que arroja un aproximado de las cal que debe consumir el individuo por día, esta consiste en multiplicar el peso de la persona por catorce o dieciocho, según sea su actividad física. No obstante, una evaluación nutricional de parte de un experto concretaría el número de calorías  exactas y un plan alimenticio adecuado para alcanzarlas.

Ejemplos de calorías

  • Por cien gramos de acelga y espinaca hay veintinueve calorías.
  • Cada cien gramos de papas contiene setenta y nueve calorías.
  • Cien gramos de arroz blanco posee 354 kcal.
  • Cien gramos de carne roja ofrecen entre 200 y 250 calorías.
  • Cada cien gramos de queso contiene 174 calorías.
  • Las lentejas por su parte, por cada cien gramos aporta 336 kcal.
  • La pasta contiene 368 kcal por cada 100 gramos.
  • El mango y la manzana aportan 50 kcal por cada 100 gramos de cada uno.