Realizar una ‘mezcla’ significa combinar dos o más sustancias de diferente composición donde, al unirlas, no se produzca ninguna reacción química entre ellas y cada una mantenga las propiedades que la definen. En ese sentido, podemos clasificar las mezclas en dos grupos: las mezclas homogéneas y las mezclas heterogéneas.

Las últimas, son aquellas en las que se puede observar un componente y otro, a simple vista. Por ejemplo, el agua y el aceite (ellas no se mezclan). Mientras que las homogéneas son aquellas donde se observa una mezcla uniforme en la que no se diferencia entre un componente u otro. Por ejemplo, un enjuague bucal.

De estos dos tipos de mezclas, queremos ahondar en las mezclas Homogéneas.

 

Definición de Mezcla Homogénea

 

Las mezclas homogéneas se definen y caracterizan por observarse como mezclas uniformes en las que no se pueden percibir (de forma individual) los ingredientes que la componen, sino que se perciben como un conjunto.

Un punto más a destacar de este tipo de mezclas es que, aunque las sustancias se mezclan, ellas conservan sus propiedades originales, es decir, no se modifican pese a mezclarse uniformemente.

 

Tipos de Mezclas Homogéneas

 

Existen varios tipos de mezclas homogéneas. Esto dependerá, sobre todo, del tipo se sustancias que se mezclen, sean estas sólidas, gaseosas, líquidas, emulsiones, soluciones o materiales.

  1. Mezclas de Sólidos: En este caso se mezclan sólo componentes sólidos; por ejemplo, mezclar sal y azúcar.
  2. Soluciones: Se refiere a la mezcla de sustancias líquidas con otras de sólidas donde no existe una separación observable (o visible entre ellas). Por ejemplo, la mezcla de agua con azúcar.
  3. Mezclas de Líquidos: En este tipo de mezcla, dos componentes se unen sin producir reacción alguna. Por ejemplo, la mezcla de agua y alcohol.
  4. Mezcla de Gases: Un ejemplo bastante propicio para este tipo de mezcla es el aire que respiramos. Como es bien sabido por muchos, el aire se compone de la mezcla de varios gases: oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y otros, los cuales hacen posible nuestra respiración en el planeta. Sin embargo, ninguno de esos gases es posible observarlos. Mucho menos por separado.
  5. Mezclas de materiales o aleaciones metálicas: Son el caso, combinaciones como el bronce, el cual proviene originalmente de la mezcla entre cobre y estaño.

 

Ejemplos de Mezclas Homogéneas

 

  1. Mayonesa
  2. Salsa para pizza
  3. Salsa de Tomate
  4. Shampoo
  5. Crema de Dientes
  6. Crema corporal
  7. Desinfectantes
  8. Aerosoles
  9. Enjuague Bucal
  10. Edulcorantes
  11. Pasta (fideos)
  12. Perfumes
  13. Caramelos
  14. Chucherías (snacks)
  15. Desodorantes
  16. Pastillas
  17. Vinos
  18. Gelatinas
  19. Esencias
  20. Helados
  21. Chocolate en barra
  22. Fondant (o cubierta para tortas)
  23. Colorantes
  24. Escarchas
  25. Masa para pan
  26. Masa para galletas
  27. Masa para pizza
  28. Café negro
  29. Café con leche
  30. Jugo de Guayaba (otras frutas)
  31. Pudín de Chocolate (otros sabores)
  32. La Leche Condensada
  33. La Leche Pasteurizada
  34. El Agua con azúcar
  35. Papelón con limón
  36. Mezcla para tortas
  37. Mezcla para brownies
  38. El Agua con sal
  39. El Cloro (disuelto con agua)
  40. Vinagre mezclado con agua
  41. Crema pastelera
  42. Mezcla de cemento
  43. La Pintura para el hogar
  44. La Pintura para cuadros
  45. La Pintura para telas
  46. La Pintura de aceite
  47. Tinte para el cabello
  48. Las Bebidas Alcohólicas
  49. El bronce
  50. Ácido Sulfúrico
  51. El aire
  52. El Agua de mar
  53. El Oro blanco
  54. Ácido Clorhídrico
  55. La leche
  56. El queso
  57. Chocolate en polvo
  58. Chocolate caliente
  59. El Agua y el Alcohol
  60. Los Refrescos
  61. El Acero
  62. El plasma sanguíneo
  63. Vinagre (de sabores)
  64. La pólvora
  65. Agua con detergente
  66. Aceite vegetal
  67. Bicarbonato de sodio y sal
  68. Alpaca