El estructuralismo es un tipo de enfoque de las ciencias humanas para el estudio del lenguaje, la cultura y la sociedad.

Esta perspectiva, que es más filosófica que científica, propone que todo sistema sociocultural tiene un conjunto de estructuras que determinan todo lo relacionado al sistema. Este concepto analiza esas estructuras y ayuda a entender la conexión que existe entre ellas, lo que finalmente describe y explica las diferentes actividades humanas.

Historia del estructuralismo

Ferdinand de Saussure, considerado el padre de la semiótica, fue el precursor de este concepto desde la publicación de su obra “Curso de lingüística general” en 1916.

El autor suizo describió en su libro que la lingüística incluye varias estructuras, como la lengua y el habla, entre otras. En la obra se expone como esas estructuras están relacionadas entre sí y lo importante que es entenderlas para comprender el sistema completo.

En los años 60 se comenzó a considerar el estructuralismo como método de análisis para ciencias sociales como la psicología, la economía, la antropología o filosofía.

Algunos de los autores destacados que estudiaro y aplicaron el estructuralismo en sus áreas de trabajo fueron Claude Lévi-Strauss (antropólogo), Piaget (psicñologo), Noam Chomsky (lingüista), Roman Jakobson (lingüista), Louis Althusser (filósofo), Roland Barthes (literario) y otros.

Características

Las siguientes son características principales del análisis de las diferentes estructuras en ciencias sociales.

  • No se basa en la observación directa, ya que de esa forma no se mira el lenguaje u otra ciencia humana como un “todo”, tal como lo establece el estructuralismo.
  • Los estructuralistas consideran la lengua como un sistema, con relaciones entre sus distintas estructuras.
  • Tiene un enfoque descriptivo.
  • Se usa el método inductivo para no tomar en cuenta el contexto.

Ejemplos de estructuralismo

  • El lenguaje con el que las personas nos comunicamos, cualquier idioma y en cualquiera de sus versiones: hablado o escrito. El lenguaje tiene una estructura definida que contempla desde símbolos y signos (abecedario y demás caracteres especiales), hasta formas de hablar según la ubicación geográfica. Estas estructuras dan forma a un sistema que tiene sentido para el ser humano como parte de su cotidianidad.
  • Otro ejemplo para explicar el estructuralismo puede ser la cultura de un pueblo o comunidad. Son las tradiciones, costumbres, mitos, dialecto, creencias y más las que componen tal cultura. Si se entiende cada una de esas estructuras se podrá definir un modelo de comportamiento de uno y demás miembros.
  • Las ciencias experimentales son otro ejemplo. Estas deben ser organizadas y estructuradas de tal forma que los resultados sean entendibles y comprobables.