¿De que se trata la nebulosa?

Las nebulosas se distinguen por ser grandes nubes constituidas principalmente por gas y polvo. El gas que la forma es principalmente, hidrógeno y helio. Sin embargo, las nebulosas no son siempre iguales. Por esta razón, encontramos varios tipos de nebulosas, que varían de acuerdo a sus características y su origen. Asimismo hallamos nebulosas con origen totalmente diferentes. Tal es el caso de las nebulosas de las que nacen las estrellas y nebulosas que se forman al momento que muere una estrella.

Tipos de nebulosas

En el  cielo  se pueden observar cientos o miles de nebulosas. Las estrellas adyacentes excitan el gas de la nebulosa, dando como resultado una ionización. De esta manera, el gas de la nebulosa es capaz de exponer luz en distintas longitudes de onda de acuerdo al gas que las forma y de la energía que recibe de las estrellas alrededor.

Nebulosas de reflexión

Estas en particular no reciben suficiente energía de las estrellas cercanas como para emitir luz propia. Sin embargo, estas poseen la capacidad de reflejar la luz de las estrellas próximas. Estas nebulosas en general son de colores azulados. Sin embargo, podemos encontrar nebulosas de reflexión de otros colores como en el caso de Rho Ophiuchi.

Estas clases de nebulosas son difíciles de observar, debido a que no son tan brillantes. El ejemplo típico de las nebulosas de reflexión lo encontramos en las pleyades. Este cumulo de estrellas todavía muestra partes de la nebulosa de la que han surgidos las estrellas. Especificamente, estas estrellas, jóvenes y azuladas, son las que iluminan la nube de gas que se mantiene a su alrededor. Desde un cielo oscuro y por medio de un telescopio podremos visualizar nebulosidad rodeando el cumulo de estrellas.

Nebulosas de emulsión

Este tipo de nebulosa cuentan con una característica principal y es que brillan con su propia luz. Las estrellas que se encuentran adyacentes excitan al gas de la nebulosa, dando como resultado su ionización. De esta manera el gas de la nebulosa es capaz de recibir luz en diferentes longitudes de onda en función al gas que la conforma y de la energía que recibe la estrella alrededor.

Estas nebulosas usualmente son las más brillantes y las mas espectaculares. Se caracteriza por su forma irregular, sin embargo siempre aparecerán rodeadas de estrellas. Esta clase de nebulosas predominan en las cercanías del centro galáctico, por lo que durante el verano es cuando podemos visualizar mucho más.

Nebulosas de emisión y de reflexión

Esta clasificación no es cerrada y, en ciertas ocasiones puede haber nebulosas que entren en una o más categorías. Un ejemplo claro de esto es la nebulosa de ntren en una o mas categorias dor sorión, que mezcla regiones de emisión y reflexión. El centro de la nebulosa es iluminada por las estrellas jóvenes que forman el popular trapecio, mientras que el resto de la nebulosa expone su propia Luz. De hecho, es una de las nebulosas más brillantes y espectacular que se pueden observar en el cielo.

Nebulosas oscuras y de absorción

Las nebulosas oscuras no están vinculadas a ninguna estrella. Por lo tanto, no están ionizadas ni reflejan la luz de ningún astro. Así pues, una nebulosa oscura es una zona de polvo y gas que no brilla ni emite luz. Por medio del telescopio aparecerá como una región oscura que oculta las estrellas o el gas que tiene detrás.

Nebulosas planetarias

Son muy diferentes al resto de las demás nebulosas debido a su origen. Aunque, son nebulosas de emisión, ya que la nube de gas brilla por si misma al estar ionizada por la energía que emite los restos (la enana blanca) de las estrellas que la forman. en este caso la nube de gas se forma gracias al paulatino e imparable crecimiento de las capas externas de las estrellas, hasta llegar al punto en el que dichas capas se dividen por completo del núcleo estelar.