Skiner

Skiner es un psicólogo reconocido cuyo nombre completo es Burrhus Frederic Skinner, y se le conoce por sus grandes aportes al mundo de la psicología mediante el desarrollo de la teoría del conductismo y su novela lanzada en el año de 1948 llamada Walden Two. Skinner es un psicólogo cuyo reconocimiento dentro de la corriente del conductismo y su teoría ha sido una de las más influyentes en la Psicología. El conductismo es una teoría que hace referencia a que toda acción es impulsada por un estímulo externo.

¿De que se trata el conductismo?

El conductismo fue el paradigma principal de la psicología en el periodo correspondiente a los años de 1920 y 1950, fundado por John Watson y basado en la creencia de que las conductas pueden ser medidas, entrenadas y cambiadas. El conductismo podría resumirse con la siguiente cita de Watson, considerado el “padre” de esta corriente psicológica:

“Dame una docena de niños sanos, bien formados, para que pueda educarlos, y me comprometo a elegir uno al azar y adiestrarlo para convertirlo en un especialista de cualquier cosa que yo pueda escoger: médico, abogado, artista, hombre de negocios, mendigo o ladrón, prescindiendo de su talento, inclinaciones, tendencias, aptitudes, vocaciones y raza de su sus antepasados”. John Watson, Behaviorism, 1930.

Según los principios del conductismo, todas las conductas se aprenden del ambiente en el que crecemos. Los conductistas no creían en las determinaciones biológicas. Además, se ocupaban principalmente de las conductas que podían ser observadas y creían que no había mucha diferencia entre el aprendizaje que tiene lugar en los humanos y el que tiene lugar en los animales.

La caja de Skinner

Oficialmente llamada “cámara de condicionamiento operante”, la caja de Skinner es uno de los inventos más conocidos en la historia de la psicología. Se creó con el objetivo de demostrar que se podía inducir y modificar el comportamiento de un animal (en un primer lugar, utilizó una rata) mediante estímulos externos. La caja es uno de los pilares en los que se basa el ya conocido conductismo de Skinner.

Partes de la caja

La caja tenía los siguientes elementos:

  • Dos luces
  • Un altavoz
  • Un botón
  • Suelo electrificado (en algunos casos)
  • Dispensador de comida

Funcionamiento de la caja de Skinner

  • Se introducía una rata dentro de la caja (normalmente se le privaba de comida antes para que su motivación para alimentarse fuera mayor)
  • La rata experimenta en su nuevo entorno hasta que descubría el botón y lo presionaba. Automáticamente salía una unidad de comida (pellet) del dispensador tras ser pulsado el botón
  • La rata, motivada para conseguir más comida, modificaba su conducta y aprendía rápidamente a pulsar el botón para recibir comida (asociación de conducta-estímulo y refuerzo positivo)
  • El condicionamiento también podía darse por omisión de un estímulo negativo (refuerzo negativo). En este caso, se introducía a la rata dentro de la caja con el suelo electrificado, si pulsaba el botón, la corriente dejaba de pasar por el suelo. De este modo, la rata aprendía a pulsar el botón para dejar de sentir dolor.

El condicionamiento operante

Como hemos visto, el condicionamiento operante es algo más complicado que el condicionamiento simple de Watson y Pavlov. En este caso, la asociación no es entre un estímulo y un reflejo sino que se da entre un estímulo, una conducta y un refuerzo.

Es decir, en el caso del condicionamiento operante, se requiere un aprendizaje sobre lo que ocurre después de la conducta. Por ejemplo, en el caso de la caja de Skinner, la rata aprende que después de pulsar el botón recibe un premio.

Refuerzo positivo y negativo

Como el conductismo se basa en medir comportamientos, todo lo que ocurre en el condicionamiento de Skinner está minuciosamente analizado y categorizado. Por lo consiguiente, podemos distinguir dos tipos de refuerzos en la teoría de B.F. Skinner sobre el conductismo y condicionamiento operante:

  • El refuerzo positivo, un elemento que actúa a modo de premio, suele satisfacer alguna necesidad básica o generar una respuesta placentera.
  • El refuerzo negativo, un elemento que nos genera una respuesta de dolor, desagrado o incomodidad, este factor actúa a modo de castigo.

Podemos encontrar ejemplos de condicionamiento operante en nuestro día a día. Por ejemplo, nos esforzamos en estudiar porque hemos aprendido a recibir una recompensa después (buenas notas y reconocimiento) o, nos tomamos un medicamento para evitar el dolor de cabeza, tal y como la rata pulsa un botón para evitar el dolor del suelo electrificado.