Los derechos sociales son las permisivas que facilitan a los ciudadanos de un denominado territorio, desarrollarse en diversos ámbitos, bajo las premisas de igualdad y libertad, y con esto concederles una vida digna.

Asimismo, los derechos sociales surgen ante la necesidad de brindar apoyo y protección en materia social y política a colectivos vulnerables, es decir, mujeres, niños, indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad y grupos minoritarios, en aras de prevenir o intervenir en casos de discriminación, exclusión, explotación o desigualdad.

¿Dónde nacen los derechos sociales?

Cuando emergieron las primeras civilizaciones, se redactaron textos legales que le concedían a la persona ciertos derechos, sin embargo, fue en la revolución francesa cuando se les asignan a las personas derechos y obligaciones.

Luego de la Primera Guerra mundial, nuevamente el tema de los derechos sociales está en la palestra y llegan a un consenso sobre la importancia de estos, su alcance y la repercusión en las sociedades, por eso en 1948 los Derechos Sociales, Económicos y Culturales fueron incluidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

10 ejemplos de derecho social

Declaración final, contentiva de los derechos sociales y aprobada en París en el año 1948, está compuesta por 30 artículos, allí describen los principios y garantías que le corresponden a cualquier ciudadano sin importar su origen, nacionalidad, región, género, orientación sexual, edad, ideología política, entre otros. Los principales derechos sociales son:

  • Derecho a un empleo: Todos tenemos derecho a un trabajo digno, de libre elección, con condiciones y remuneraciones salariales equitativas, al tiempo de contar con protección contra el desempleo. Este derecho no solo está inmerso en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, también en diversos pactos y tratados a escala internacional y en las constituciones de muchos países.
  • Derecho a un salario: El trabajador está en su derecho de recibir un salario digno y acorde a sus tareas productivas y tiempo invertido en ello.
  • Derecho a la protección social: Los casos de protección social, por lo general están vinculados a necesidades en materia de jubilación, desempleo, seguridad social, bajas laborales por maternidad o paternidad, enfermedad o accidentes laborales. Los autores encargados deben intervenir públicamente para evaluar las consecuencias materiales y morales a las que está siendo sometido un ciudadano, en función de brindar justicia, bienestar y orden social.
  • Derecho a una vivienda: La Declaración también suscribe el derecho adjudicado de tener una vivienda digna estructuralmente, que no solo contenga cuatro paredes y un techo, sino que sea un espacio cómodo y seguro para vivir a plenitud con nuestras familias.
  • Derecho a la educación: La educación es premisa para la formación de ciudadanos integrales, que además de responder en ambientes de trabajo, también sean capaces de coadyuvar en los procesos ciudadanos, indispensables para la sana convivencia entre todos. La educación se basa en la construcción de conocimientos, saberes, valores, hábitos y principios, muchos enseñados en casa y reforzados en el hogar. A pesar de la existencia de este derecho universal, en muchos países aún se les prohíbe a las mujeres estudiar y ser profesionales. En el 2014, una joven pakistaní, Malala Yousafzai, se hizo acreedora del Premio Nobel de la Paz por defender el derecho a la educación para las niñas, ya que ella intentó hacerlo en su país natal y fue blanco de ataques por grupos radicales.
  • Derecho a la sanidad: Sin importar el color, la nacionalidad o la condición social, la asistencia sanitaria o el acceso a la salud pública es un derecho de todos porque es la vida misma la que está en juego y los derechos sociales buscan preservar la vida. Para el 2015, 24 países habían desarrollado políticas públicas en función de brindar asistencia sanitaria universal. Un dato curioso es que en el continente asiático y en el africano no existen estas medidas, solo Tailandia, Botsuana y Japón habían tomado medidas en torno al caso.
  • Derecho a un medio ambiente saludable: Los poderes públicos están en la obligación de velar por la eficaz utilización de los recursos naturales en aras de brindarles a sus ciudadanos un medio ambiente saludable donde sean capaces de vivir y desarrollarse.
  • Derecho al acceso a la cultura: El derecho al acceso a la cultura, no solo se trata de conocer el acervo cultural y patrimonial de un estado o nación, también hace referencia a los a esos factores externos que afectan los asuntos y procesos culturales, los conocedores están en plena libertad de hacer estudios e investigaciones para que la justicia intervenga y se garantice el valor y los derechos culturales.
  • Derecho a la vida pública: Las relaciones sociales también están inmersas en los derechos sociales, estamos en libertad para interactuar con otros, comprender de comportamientos y formar parte de organizaciones, movimientos, estructuras o sistemas sociales donde nos sintamos cómodos con nosotros mismos y con el resto.
  • Derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria: Recibir una buena alimentación también es un derecho de todos, actualmente existen más de 50 millones de niños con problemas de desnutrición y anualmente mueren decenas a causa de este problema. Para combatir este dilema, instituciones como la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), impulsa la soberanía alimentaria, esta es la capacidad que poseen las naciones para establecer sus políticas agrarias y alimentarias, en función de obtener un desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria.