Los coloides son mezclas homogéneas constituidas por partículas muy pequeñas, del tamaño de 1 micra (microscópicas), que se encuentran en estado sólido (fase dispersa) y que se esparcen en una sustancia líquida o en otro estado llamada dispersor, fase dispersante o continua.

Si vemos el reflejo de la luz del sol en un lugar poco iluminado, es probable que veamos muchas partículas de polvo flotando en el aire. Esto es un ejemplo del coloide: el aire es el dispersor y el polvo está en su fase dispersa.

Fases de un coloide

  • La fase dispersa: corresponde a las partículas en las soluciones, y está formada por moléculas sencillas o moléculas gigantes como las del almidón. Pueden presentarse como partículas independientes o en grupo.
  • La fase dispersante: es la sustancia en la cual las partículas coloidales se distribuyen. Se trata del solvente en las soluciones.

Muchos productos que se utilizan en la actualidad son coloides: los cauchos, los plásticos, las pinturas, las lacas, los barnices; también algunas frutas que comemos y las sopas claras que preparamos, entre otros.

Ejemplos de Coloides

  • Pintura
  • Gelatina
  • Leche
  • Mayonesa
  • Cremas
  • Jugo de frutas
  • Piedra pómez
  • Nata
  • Sangre
  • Tinta
  • Queso
  • Polvo en el aire
  • Espuma de jabón
  • Espuma para afeitar
  • Espuma de cerveza
  • Humo
  • Neblina
  • Nubes
  • Arcilla
  • Vidrios coloreados
  • Insecticidas
  • Cemento
  • Merengue
  • Arena y mar
  • Goma espuma
  • Mantequilla
  • Helados
  • Crema dental
  • Detergente
  • Lodo
  • Agua coloreada
  • Crema batida
  • Orina
  • Jaleas
  • Lubricante
  • Adhesivos
  • Perlas
  • Tejido óseo
  • Gominola
  • Aerosol