La equidad de género constituye un derecho humano que respalda las acciones, dignidad, oportunidad y acceso a bienes y servicios tanto para los hombres como de las mujeres. La equidad de género garantiza las mismas oportunidades en el entorno social para las personas de ambos géneros

La equidad de género representa la independencia tanto del sexo femenino como del masculino de ejercer libremente cualquier acción dentro de la sociedad. Del mismo modo garantiza la justicia social de la población, apartando la discriminación para ambos sexos.

10 Ejemplos de Equidad de Género

  1. Oportunidades de empleo: Independientemente de si es hombre o mujer, se debe garantizar el derecho al trabajo para ambos géneros. Igualmente deben percibir el mismo sueldo si realizan el mismo ejercicio profesional.
  2. Derecho al voto: La participación ciudadana y el derecho al sufragio debe estar garantizado tanto para hombres como para mujeres.
  3. Acceso a la educación: Constituye a uno de los derechos más importantes del ser humano, el mismo debe ser respetado y garantizado de forma libre y justa para ambos géneros.
  4. Protección del Estado: Las leyes que respaldan al ciudadano, sobre todo a las mujeres que han sufrido o pueden ser víctimas de violencia de género, deben ser las mismas para los hombres expuestos a esta situación.
  5. Derecho a la salud: Los centros públicos de salud deben garantizar la atención y la dotación de insumos para pacientes de ambos sexos sin distinción de raza o sexo.
  6. Participación política: Aún cuando la mayoría de los activistas políticos son del sexo masculino, se les debe permitir a las féminas al libre acceso a la participación activa de este tipo de actividades. La misma incluye que una mujer pueda ocupar un cargo como la presidencia de un país.
  7. Roles en el hogar: La posición de la mujer únicamente como ama de casa y el hombre como el responsable de los gastos y los ingresos del hogar es un tema que ha ido desapareciendo con el tiempo. Este punto representa uno de los ejemplos más comunes de equidad de género.
  8. Participación libre: Lejos de creer que el fútbol es solo para hombres, se debe permitir que las mujeres ocupen espacios que se creen especialmente para los integrantes del sexo masculino. Lo mismo implica para las actividades que se creen de mujeres pero que pueden ser beneficiosas para los hombres.
  9. Religión: Aun cuando los asuntos religiosos están determinados por cada cultura, dentro de la equidad de género es significativo que cada sexo pueda elegir libremente a qué religión desea pertenecer.
  10. Relaciones libres: Representa la oportunidad que tienen tanto hombres como mujeres de elegir a sus parejas.