Un relato histórico corto es una narración que tiene como objetivo contar los detalles más relevantes acerca de un suceso del pasado. Estos relatos están, sobre todo, asociados a temas importantes para el desarrollo cultural de una comunidad que los narra y escucha.

Características

Los relatos históricos cortos tienen un orden cronológico de acontecimientos. Son usados para resumir los hechos sin dejar de lado lo más importante. Es en las escuelas donde más se practica la narración de este tipo de relatos, pues, les ofrece a los niños una forma más fácil de conocer la historia y de poder difundir la información con su familia o amigos.

Un relato histórico corto también sirve para ser contado en momentos donde no se cuenta con mucho tiempo, como en la televisión, radio o durante un miting.

Tal y como sucede en muchas formas de expresión, en los relatos históricos cortos también se debe incluir una introducción, un desarrollo y una conclusión. Los datos del relato pueden proceder de varias fuentes, de modo que sería un compilado ordenado de datos que además deben ser verídicos. También debe contener protagonistas, tiempo, lugares, acciones y desenlace.

Ejemplos de relato histórico corto

Conquistas de Alejandro Magno:

“Alejandro Magno ha sido uno de los mayores conquistadores de la historia. Nació en lo que hoy en día es Macedonia del Sur, Grecia, en 356 a.C. y se convirtió en uno de los grandes estrategas militares, creando un vasto imperio en Europa, Asia y África.

Como hijo del rey Filipo II de Macedonia, desde bien pequeño tuvo que aprender sobre las artes militares para poder desempeñar su tarea como futuro rey. Tuvo la suerte de ser educado por una de las grandes mentes de Grecia: Aristóteles.

En el año 336 a.C. Alejandro se convirtió en el rey de Macedonia e inició una de sus grandes conquistas, atacando el Imperio Persa, con un ejército de 40.000 soldados.

Más tarde, ya siendo conocido como Alejandro Magno, lograría unificar los pueblos helénicos en una sola nación, e invadiría lugares tan lejanos como Egipto, Oriente Próximo y Asia Central, llegando hasta la India.

Sus grandes conquistas solo podrían compararse varios siglos después con la de otro gran estratega, el mongol Genghis Khan”.

La llegada a la Luna:

“El 16 de julio de 1969 una misión espacial de Estados Unidos se montaba a bordo del Apolo 11 con el fin de conseguir que el ser humano pudiese tocar la superficie del satélite Luna. El punto de partida era el complejo de cabo Kennedy, en Florida y la tripulación sería Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin, todos estadounidenses.

El 20 de julio de ese mismo año se consiguió el alunizaje y al día siguiente, los astronautas Armstrong y Collins pudieron pisar tierra firme. Fue en ese momento que el comandante Armstrong mencionó las famosas palabras «It’s one small step for [a] man, one giant leap for mankind» (Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad). Ese instante fue retransmitido en directo a lo largo y ancho del mundo.

Posteriormente, los astronautas clavan en superficie la bandera de Estados Unidos y mantienen una conversación con el presidente Richard Nixon. Horas después, la misión se disponía a tomar rumbo a casa y tras un largo viaje aterrizan en el océano Pacífico a unos 1500 km de Hawái.

Teoría de la conspiración

Son muchos los conspiradores que han puesto en entredicho que este suceso ocurriese de verdad. Argumentan que la NASA y el gobierno estadounidense falseó la llegada y que solo se trató de una estrategia para ganar la batalla espacial que se estaba llevando con la Unión Soviética.

Sin embargo, las evidencias de posteriores exploraciones han derrumbado estas teorías, las cuales carecían de valor científico, pero si de apoyo popular, siendo muchos los que aún desconfían de si realmente el hombre ha pisado el satélite de la Tierra”.