La disciplina es un valor moral que consiste en realizar acciones de forma habitual y organizada a fin de conseguir un objetivo en particular.

Mantener la disciplina es llevar a cabo una tarea, tal y como se ha planeado, a pesar de no tener ganas de hacerlo. Es tener la capacidad de completar objetivos en función de la organización de cada una de nuestras rutinas.

Características de alguien disciplinado

Estas son las principales características de una persona que percibe su vida bajo la disciplina:

  • Es capaz de seguir instrucciones al pie de la letra.
  • Es el trabajo es alguien profesional y ético, que evita distracciones y ser partícipe de inconvenientes a nivel personal con compañeros.
  • Muy difícilmente se sale de sus horarios establecidos, y si lo hiciera, sabrá compensarlo con una tarea adicional en otro momento.
  • Los estudiantes disciplinados no descuidan ninguna de sus asignaciones y se anticipa a los exámenes estudiando con mucho tiempo.

Beneficios

Ser disciplinado puede traer grandes beneficios, algunos de ellos pueden ser:

  • Cumplir todas o la mayoría de las tareas y hábitos que no dependan de la voluntad de otras personas.
  • Lograr las pequeñas o grandes metas trazadas.
  • Ser percibido por los demás como alguien profesional y confiable. Esto puede hacer que mejore su posición en el trabajo y por ende sus ingresos.
  • Las personas que mantienen unos correctos hábitos alimenticios y rutina de ejercicio, incluso en esos días en los que no les provoca hacerlo, consiguen mejorar su salud y apariencia.

Ejemplos de disciplina

  • Levantarte temprano todos los días.
  • Hacer tus tareas a una misma hora todas las tardes o mañanas.
  • Practicar diariamente un instrumento musical o un deporte.
  • Organizar todas las noches lo que debes llevar a la escuela o al trabajo al día siguiente.
  • Preparar siempre tu uniforme y mantenerlo impecable.
  • Mantener una rutina de entrenamiento y alimentación si eres deportista, para mejorar tu desempeño.
  • Horarios bien definidos para estudiar durante la semana.
  • Un deportista que evita a toda costa los vicios como el cigarro y el alcohol.
  • Simplemente seguir las reglas de una empresa o institución educativa, aunque no estén mirándote las autoridades.
  • Iniciar un régimen alimenticio y seguirlo al pie de la letra durante el tiempo necesario.
  • Llegar al trabajo puntualmente y tratar de realizar todas las tareas de la mejor forma.
  • Tener constancia en cualquier actividad que sea positiva para ti como persona.
  • Asistir puntualmente a todas las citas agendadas.
  • Cumplir todos los compromisos adquiridos por voluntad propia, por más mínimos que sean.
  • Diseñar un horario con todo lo que debes hacer en la semana y cumplirlo.