Una boda es un evento en el que dos personas unen sus vidas frente a las leyes de los hombres y/o de Dios. La ceremonia se desarrolla según sus culturas y religiones de los integrantes de la pareja.

Muchos de los elementos que se desarrollan en las bodas son comunes en muchas de las ceremonias y fiestas que se llevan a cabo en los mismos países o ciudades, es decir, existen costumbres que se manifiestan casi todas las bodas, sin importar cuan elegantes u ostentosas sean.

Por ejemplo, los discursos de familiares y amigos no pueden faltar. Cuando alguien pide la palabra para expresar sus pensamientos hacia los novios, todos ponen atención porque se supone dirá algo trascendental.

Normalmente son los padres de los novios, los padrinos y los propios novios quienes a en cierto momento de la celebración toman el micrófono para decir algunas palabras.

Ejemplo de discurso de bodas

  • De una madre para su única hija

Buenas tardes a todos, familiares y amigos:

En primer lugar, quisiera agradecer a todos los presentes por acompañarnos en un día tan especial como este. María es mi única hija, así que esta unión tiene especial relevancia para mí. No todos los días se le casa a uno una hija, así que les adelanto que es raro para mí hacer esto y más en público:

María, tú sabes muy bien lo mucho que te amo. Desde el primer momento que te tuve en mis brazos agradecí a la vida por ese hermoso momento, ahora lo hago por estar presente en el que sin duda es el día más feliz de tu vida hasta ahora. Estoy muy argullosa de ti, de lo que te he ayudado a lograr y de lo que has logrado por tu cuenta.  Muchos saben lo dulce que eres y por eso me encanta ser tu mamá.

Martín, desde hace tiempo ya te considero como un hijo. Si mi hija te escogió como el futuro padre de sus hijos me hace pensar que tienes algo muy especial en tu corazón y, de hecho, en ocasiones nos lo haces saber con tus buenas acciones. Solo te pido lo que toda madre quiere, que cuides a mi niña, porque siempre será eso, mi niña.

Espero que tengan un futuro juntos lleno de mucho amor y salud para lograr todo lo que se propongan. Bendigo y celebro esta unión y les reitero que en mí siempre tendrán un apoyo. Los quiero mucho.

  • Del novio con tono gracioso

Amor, estoy muy feliz por haber unido mi vida con la tuya formalmente. Es por eso que hoy quiero hacerte una serie de promesas que respaldarán esta unión:

Prometo amarte tanto como amo a la cerveza. Prometo contarte cóm0o me fue en el trabajo solo durante los cortes comerciales de los partidos. Prometo no preguntarte en qué gastaste el dinero. Desde este día en adelante, me comprometo a no enojarme porque me pidas que haga algo en casa. No me lo tendrá que repetir cada seis meses, lo prometo.

  • De un asistente al evento

Este hermoso día en el que nuestros dos queridos amigos unen sus vidas ante la ley de Dios, me puse algo reflexivo y casi filosófico. Comprendí que por más que el novio cambie mil veces de empleo, siempre tendrá la misma jefa (decir el nombre de la novia). Además, la novia, no solo se ha llevado al mejor partido de nuestra generación, sino que ahora podrá gastar dos sueldos.

Que vivan los novios.