La égloga es un tipo de composición poética que corresponde al subgénero de la poesía lírica. Usualmente tienen contenido romántico y el personaje que tiene el sentimiento de amor narra cada detalle de dichas emociones.

Se presenta como un pastor aunque en realidad no lo es y el lenguaje que usa para expresarse es de un nivel poético alto. En muchas ocasiones en el diálogo interactua con otros pastores con quienes habla acerca de sus pesares y sufrimientos a causa del amor.

Ejemplos de egloga

Esta composición poética se puede plantear como una obra de teatro, aunque en su mayoría solo se hace en un solo acto. Los pastores que intervienen en dicho diálogo también pueden hablar sobre sus vivencias en el campo pero siempre relacionadas a las situaciones románticas que se pueden dar en estos entornos.

La égloga son composiciones que datan de hace siglos atrás, nació alrededor del siglo IV a.c. y con el pasar del tiempo se ha ido añadiendo elementos que han servido para pulir y perfeccionar este género poético.

Ejemplos de égloga

  1. El dulce lamentar de dos pastores,

Salicio juntamente y Nemoroso,

he de contar, sus quejas imitando;

cuyas ovejas al cantar sabroso

estaban muy atentas, los amores,

de pacer olvidadas, escuchando.

Tú, que ganaste obrando

un nombre en todo el mundo,

y un grado sin segundo,

agora estés atento, solo y dado

al ínclito gobierno del Estado,

Albano; agora vuelto a la otra parte,

resplandeciente, armado,

representando en tierra el fiero Marte; (Egloga I de Garcilaso de la Vega)

  1. Tan alta, sí, tan alta

en revuelo sin brío

la rama el cielo prometido anhela,

que ni la luz asalta

este espacio sombrío

ni su divina soledad desvela.

Hasta el pájaro cela

al absorto reposo

su delgada armonía. (Luis Cernuda)

  1. Albanio

En medio de invierno está templada

el agua dulce de esta clara fuente,

y en el verano más que una nieve helada.

¡Oh claras ondas, cómo veo presente,

en viéndoos, la memoria de aquel día

de que el alma temblar y arder se siente!

En vuestra claridad ví mi alegría

oscurecerse toda y enturbiarse

cuando os cobré, perdí mi compañía

Égloga II, Garcilaso de la Vega

  1. Aquella voluntad honesta y pura, de Garcilaso de la Vega

“Alcino:

Aquella voluntad honesta y pura,

ilustre y hermosísima María,

quen mí de celebrar tu hermosura,

tu ingenio y tu valor estar solía”

  1. “Fileno:

Ya pues consiente mi mala ventura

que mis males vayan sin cabo ni medio,

y cuanto más pienso en darles remedio

entonces se aviva muy más la tristura;

buscar me conviene ajena cordura

con que mitigue la pena que siento.

Probado he las fuerzas de mi pensamiento,

mas no pueden darme vida segura.