Se define como glúcidos a las biomoléculas que le dan energía al organismo de los seres vivos bien sea para su uso inmediato o para su almacenamiento. La función de los glúcidos en el cuerpo humano  es proporcionar la energía que este necesita para que puedan desarrollar de manera correcta la actividad neuronal y muscular.

Los glúcidos siempre deben estar presente en el momento de la alimentación puesto que estos son la fuente de energía. Muchas personas evitan comer este tipo de alimentos para no engordar pero están equivocados porque lo que realmente engorda son los excesos de calorías.

Los glúcidos son biomoléculas que se componen principalmente por carbono, oxígeno e hidrógeno, existen algunos casos en los que se pueden encontrar también nitrógeno y fósforo, se les conoce también como carbohidratos y azúcares, su función es la de brindar energía de forma rápida, sirven como reservas de energía. El término “carbohidratos”  resulta contradictorio en los glúcidos puesto que dentro de sus componentes no existen átomos de carbono hidratados y en vez de eso sus átomos de carbono se relacionan a otros componentes químicos como el carbonilo y el hidroxilo.

Dependiendo del tipo de molécula los glúcidos pueden servir como combustible, en este caso se constituyen por monosacáridos y pueden llegar a oxidarse por completo, en segundo lugar pueden funcionar como reserva de energía y en este caso actúan principalmente los almidones y glucógenos los cuales son polisacáridos los cuales guardan dentro de su estructura toda la energía y básicamente son reservas que el organismo usa cuando es necesario, en tercer lugar pueden servir como formadores de estructuras y en este tercer caso actúan la celulosa y la quitina los cuales son componentes que actúan sobre todo en la estructura del organismo en el que se encuentran.

Con respecto a los tipos mencionados de glúcidos podemos ver los siguientes:

  1. Monosacáridos: Es uno de los más simples puesto que se conforman por una sola molécula y se usan como combustible aunque en caso de no ser usados se convierten en polisacáridos.
  2. Disacáridos: En este caso se componen por dos moléculas de monosacáridos, cuando pasan por el proceso para hidrolizarse dan lugar a varios otros monosacáridos.
  3. Oligosacáridos: Este tipo se constituyen de 3 a 9 moléculas de monosacáridos y que son liberadas cuando se hidrolizan, suelen estar relacionados a las proteínas.
  4. Polisacáridos: Estos glúcidos se componen por más de 10 moléculas de monosacáridos los cuales cuando se hidrolizan dan lugar a monosacáridos.

Ejemplos de glucidos

10 Ejemplos de Glúcidos

  1. Galactosa.
  2. Maltosa.
  3. Mucílagos.
  4. Lactosa: esta se encuentra principalmente en el queso, la leche y el yogurt.
  5. Celulosa: está compuesta por las unidades de glucosa y es el biopolímero más abundante del mundo.
  6. Glucógeno: es insoluble al agua y su mayor reserva de energía está en los músculos y en una pequeña proporción en el hígado y el cerebro.
  7. Fructosa: esta se encuentra principalmente en las frutas y en los vegetales. Las frutas tienen su propia fuente de azúcar por tal razón se recomienda tomar los jugos naturalmente.
  8. Glucosa: es una gran fuente de energía a nivel celular.
  9. Almidón: se ha convertido en la principal fuente de energía para el ser humano. Por tal razón es de vital importancia incluirlo en tu dieta diaria, ya que cuando el organismo deja de consumir este tipo de alimentos se vuelve débil y sin ganas de hacer nada.
  10. Entre los alimentos ricos en glucosa están: la pasta, los cereales, las frutas, las verduras. Son alimentos que deben estar presentes siempre en tu plan alimenticio.
  11. Galletas, la miel, los caramelos. Se deben consumir por lo menos tres días a la semana tampoco se recomienda comerlos todos los días.
  12. El pan, la yuca, el plátano.
  13. Las papas fritas, los helados, entre otros.