Si dos superficies se mantienen rozando a través de movimientos contrarios, lo llamaremos “fricción dinámica”. La fuerza del roce es de dos tipos: estática o dinámica.

¿Cómo se produce la fricción?

La fricción se produce cuando entran en contacto dos objetos sólidos o líquidos a través del movimiento, este debe ser lo suficientemente fuerte para superar la resistencia que ofrecen los objetos al rozarse.

  • La fricción en dos tipos de superficies

Si las superficies son irregulares la fricción o roce tendrá más resistencia al movimiento, será más difícil mover algún objeto si la superficie por donde debe transitar es rugosa.

Ocurre lo contrario si necesitamos mover un objeto sobre una superficie lisa. En este caso la resistencia al roce es mínima y el objeto de desplazará muy fácilmente hasta que la fuerza de roce o fricción lo detenga.

  • La velocidad, el peso y la fricción

La velocidad del objeto va a depender de la fuerza de roce y de la masa del objeto que queremos mover. Mientras más pesados son, menos velocidad tendrán con el empujón y la fuerza de fricción será mayor, porque los objetos pesados tienen mayor roce.

Los objetos que se rozan sufren desgastes, además, la energía cinética se transforma en calor y este es imperceptible, así que, los cuerpos que se rozan producen calor y desgaste.

Fricción dinámica

Existen dos tipos de fricción: la estática y dinámica. La fricción estática es la que está presente antes de mover a un objeto y lo mantiene sujeto, a esta fuerza hay que superarla para que haya movimiento o roce.

La fricción dinámica está presente en el desplazamiento de los objetos y se opone a esto constantemente mientras el objeto se mueve. Si la velocidad del objeto es constante, la magnitud de la fricción también.

La fricción dinámica es antecedida por la fricción estática. De allí que existan un rozamiento estático (µͤ) y una dinámico (µͨ)

Ejemplos de fricción dinámica

Si por fricción dinámica se entiende que es la fuerza permanente de resistencia que existe entre dos cuerpos en movimiento, los ejemplos pueden ser innumerables, pues se dan en todos los objetos que se desplacen en direcciones contrarias.

  1. La fuerza de roce de los frenos de un carro en movimiento.
  2. Encender una fogata frotando palitos.
  3. Vencer la fuerza de roce al andar en bicicleta
  4. Mover el coche de un bebé.
  5. Trotar para vencer la fuerza de roce del viento.
  6. Desplazamiento en bote.
  7. Patinaje sobre hielo
  8. El vuelo de un avión
  9. El deslizamiento de las manos entre los cabellos
  10. Sumergirse en el agua.
  11. Bracear para nadar.
  12. Girar una cuerda.
  13. Lanzar una piedra.
  14. El contacto de las bolas de billar y el carril.
  15. La propagación del sonido de la voz.
  16. La rotación de la tierra
  17. La circulación de aguas por tuberías
  18. El movimiento de las olas del mar
  19. El recorrido de las aguas del río
  20. Clavar un clavo en pared, madera, etc.
  21. Saltar, brincar vayas.
  22. Estrujar la ropa mientras se lava
  23. Picar alimentos
  24. Utilizar una sierra para cortar árboles
  25. Barrer las hojas del jardín
  26. Pintar una pared
  27. Peinarse el cabello
  28. Flexionar y extender las piernas y los brazos
  29. Empujar un objeto a lados diferentes
  30. Carreras de caballos, galgos, coches, etc.