La hematología es la disciplina que estudia todo lo relacionado con la sangre y sus posibles enfermedades. Además, también abarca tratamientos, investigaciones y el análisis de órganos hematopoyéticos.

Como sabemos, la sangre es en un líquido que recorre todo el cuerpo a través de las venas, arterias y órganos hasta llegar a cada célula y tejido del cuerpo. Cada ser humano adulto posee unos 5 litros de sangre, y está compuesta por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, todos estos están suspendidos en el plasma.

  • Glóbulos rojos. Son los responsables transportar la hemoglobina, cuya función es recoger oxígeno y llevarlo a todo el cuerpo.
  • Glóbulos blancos. La función principal es servir en la defensa del cuerpo cuando organismos infecciosos atacan. Existen dos tipos: neutrófilos y linfocitos.
  • Plaquetas. Son células muy importantes cuando ocurre un rompimiento de un vaso sanguíneo, ya que se encargan de obstruirlos para evitar hemorragias o que estas sean de mayor proporción.

¿Qué estudia?

Como mencionamos antes, la hematología estudia el diagnóstico de enfermedades, tratamientos y evaluación de órganos relacionados al sistema circulatorio.

No se debe confundir “hematología” con “hemograma”, el primer término se refiere a la disciplina que estudia la sangre y el segundo a un análisis médico que se hace para conocer el estado de algunos valores relacionados con la sangre.

El profesional encargado de realizar estos estudios e investigaciones es el hematólogo y puede identificar y recetar tratamientos para la anemia, trombofilia, neutropenia, hemofilia, síndrome mielodisplásico, entre otras enfermedades comunes. Si en el hemograma se encuentran signos de otro tipo de enfermedades como el cáncer, es necesario que un oncólogo trate al paciente.

Los pacientes de un hematólogo pueden ser niños, adolescencia, adultos y ancianos, claro está, existe un perfil de hematólogo pediatra que realiza estos mismos estudios en los niños.

Ejemplos de hematología

La hematología abarca las siguientes actividades:

  • Análisis de sangre: gestión y diagnóstico biológico de determinaciones hematológicas básicas o especiales. Alteraciones en las células sanguíneas como mayor o menor número de glóbulos rojos o blancos (examen de hematocrito). También evaluar número de plaquetas.
  • Diagnóstico biológico y clínico de los trastornos que causan hemorragia o trombosis.
  • Atención médica a personas con enfermedades hematológicas en cualquiera de sus fases.
  • Realización de los trasplantes de médula ósea.
  • Control de bancos de sangre, de la generación de productos derivados de la sangre (hemoderivados) y de la aplicación y seguridad de las transfusiones, desde la recolección de la sangre.
  • Investigación para el desarrollo de nuevos procedimientos o medicamentos para el control de enfermedades hematológicas.