De que se trata el Naturalismo

El naturalismo es un género literario y un movimiento artístico, nació en Francia el siglo XIX, luego se expandió a nivel mundial como una suerte de continuación profundización basada en el realismo, opuesto al idealismo romántico. Representación real de todo lo físico que existe. Los naturalistas consideran que todos los seres vivos y los sucesos surgen por causas naturales.

Así mismo, los naturalistas se preocupan por representar  la realidad que los rodea, fundamentándose en una perspectiva objetiva, describiendo mediante la observación, cada detalle, incluso, aquellos que pueden ser tomados de mal gusto para muchas personas, con el objetivo principal de exponer y explicar el comportamiento del ser humano.

Como consecuencia, como los resultados de las obras artísticas, filosóficas o literarias naturalistas suelen ser consideradas por otros como amorales, debido a que, en su afán por recrear exactamente la naturaleza y la realidad del ser humano, las obras pueden llegar a contener descripciones muy específicas y minuciosas de lo que estos observan.

El naturalismo también se distingue por criticar la tiranía, las diferencias sociales, así como también exaltar el erotismo de forma vulgar, por la falta del lirismo en la literatura y por esforzarse en  reflejar y exponer las actitudes humanas.

Naturalismo en arte

En la literatura, el naturalismo se cimienta en el determinismo y a fin de indicar que el hombre que el hombre en realidad se encuentra prisionero en las condiciones que vive y se desenvuelva, partiendo de esta idea, se profundiza y se detalla minuciosamente la realidad del ser humano.

Los autores de carácter naturalista se distinguen por señalar en sus textos la oscuridad y la dureza de ciertas situaciones de las cuales muchas personas formaban parte en temas como, por ejemplo, el alcoholismo, la pobreza, la diferencia de las clases sociales, la prostitución y los dramas sociales, familiares o personales.

Los autores que se sintieron identificados con el naturalismo literario se caracterizaban básicamente por expresar en sus textos el pesimismo y el desencanto sobre la realidad que vivían por considerar que la vida se rige a las leyes de la naturaleza.

El lenguaje que emplean los naturalistas en el ámbito de las obras literarias se distingue por el uso de la jerga vulgar y popular, como un elemento para causar impacto en la crudeza de sus descripciones y retratar su manera de observar la realidad, apartado del lirismo, la delicadeza y el romanticismo.

Naturalismo en la filosofía

El naturalismo de carácter filosófico se fundamenta en que los conocimientos varían de acuerdo a la interpretación de las leyes de la naturaleza, por esta razón para los naturalistas filosóficos todo lo real es natural y rechazan rotundamente la idea de la existencia de lo sobrenatural.

De hecho, algunos filosóficos, consideran que la naturaleza se ve determinada por el concepto de la evolución, tal y como es expuesto en la teoría de Charles Darwin. El naturalismo filosófico se también se vincula con el determinismo, del cual se cimienta para explicar que los problemas del ser humano son el resultado de su origen genético, entorno y clase social.

Es decir, todo lo que sucede es real y puede ser explicado mediante la investigación científica.

Naturalismo en artes plásticas

El naturalismo también tuvo como objetivo poder reflejar la realidad apartada del drama y de la idealización.

Ejemplos de principales obras naturalistas

La obra mas sobresaliente del naturalismo, en las que se puede apreciar claramente su filosofía son Le roman expérimental (1880), y  Thérèse Rasquin (1867) ambas de Zolá.

Otras obras de gran importancia son  La desheredada de Galdós, Aves sin nido de Matto de Turner, Santa de Federico Gamboa y La puchera de José María de Pereda.