Los ejemplos de obras de caridad nos llevan a ayudar a las personas que padecen una situación que está fuera de sus manos poderla solventar y que es ajena a nosotros. Pudiera ser un ciego cruzando la calle o una mujer que pide limosna para alimentar a sus hijos.

La caridad va más allá de solo ser solidario, pues la solidaridad puede aplicarse a cualquier persona y no únicamente a desfavorecidos, es con éstos últimos donde entran en juego las obras de caridad. Por eso, hoy queremos mostrarte más de 10 ejemplos de obras de caridad.

15 ejemplos de obras de caridad

La esencia principal en las obras de caridad está en el amor al desconsolado. Un dato curioso es que la mayoría de personas que hacen obras de caridad son personas cristianas y con creencia en Dios. Las mismas han sido un apoyo central para tocar los corazones de los angustiados.

  1. Alimentar al hambriento: Este es uno de los gestos más nobles, en el que algunas personas se desprenden de su propio alimento, para alimentar a quienes tienen más necesidad, aún sin conocerlos. La caridad reside en no esperar retribución alguna, sino en dar comida al hambriento. Las Fundaciones, ONG’s e Iglesias, son las instituciones que con frecuencia la llevan a cabo.
  2. La limosna: Es una de las más conocidas obras de caridad, aplicadas a lo largo de la historia. Se trata de dar un poco de dinero al necesitado, sin conocerlo. Dar limosna es un acto muy cuestionado en los últimos tiempos, pues muchas personas que piden limosna tienen el potencial para trabajar. Sin embargo, todo va de acuerdo a la disposición de cada quien que da.
  3. Obsequiar ropa y calzado: Esta obra de caridad consiste en recolectar la ropa y el calzado en buenas condiciones, para llenar de alegría el rostro de quienes no tienen la oportunidad de obtenerlo por sus propios medios. Puede ser llevada a comunidades carentes, recintos penitenciarios, orfanatos, residencias para mayores, hospitales, entre otros.
  4. Ayudar al extraño: Este acto de empatía se ve durante los momentos más frágiles de aquellos que se encuentran en algún tipo de situación de riesgo. Se ayuda a los desconocidos de varias formas, pero la más caritativa es en la que hay personas vulnerables y en la que se les apoya sin la espera de retribución alguna. Una de las maneras es defendiendo a las minorías, al levantar la voz a favor de sus derechos.
  5. Socorrer de forma desinteresada: Consiste en ayudar a otro y pensar en su bienestar, antes que en el nuestro. Aquí pondremos el escenario de socorrer al ciego o una anciana que quiere cruzar la calle. También pudiera ser ceder el asiento a un hombre en muletas o a una mujer embarazada.
  6. Servicio a otros: En este caso podemos brindar algún tipo de servicio de forma desinteresada, bien sea cargando un objeto pesado o cuidando al hijo de una persona que debe ir al hospital. Muestra la renuncia al egoísmo, pues la persona da de su tiempo y esfuerzo para el bienestar del otro. Actos tan simples como recoger lo que se le cae a alguien que camina por la calle y entregárselo, es una obra de caridad.
  7. Pedir perdón y perdonar: Es un acto de caridad, ya que el no pedir perdón o no perdonar, pudiera debilitar relaciones e incluso perjudicar la excelencia laboral o entre vecinos. La mayoría de las personas que viven en la calle, han pasado una situación fuerte en el hogar por una mala decisión, al sentirse incomprendidos, se echaron al abandono hasta ser perdonados. Muchos mueren en la calle sin ser perdonados. El perdón genuino es uno de los actos de caridad más difíciles de dar, pero es el más valorado. Gracias a él se desprenden los rencores. También se anulan las rencillas cuando es un perdón sincero y de corazón.
  8. Dar consejería: Brindar apoyo de consejería es una obra de caridad para impulsar a quienes no saben cómo mejorar en ciertas áreas de su vida. Se puede dar consejería a conocidos y a extraños, sin señalar lo que pueda perjudicarlos, sino usar las palabras acordes que los beneficien en el área en que tienen necesidad.
  9. Enseñar la palabra de Dios: La Biblia está llena de mensajes que pueden ayudar a muchas personas. Enseñar sobre lo que hay en ella, es una forma de motivar a otros a multiplicar el mensaje con más personas. Los mensajes de la palabra de Dios, están colmados de amor, esperanza, Fe y salvación.
  10. Visitar a los enfermos: Es una de las obras de caridad más comunes. Puede hacerse al visitar hogares donde hay enfermos o heridos, pero también se pueden visitar hospitales A través de este acto, se les brinda apoyo a estas personas de distintas formas: llevando alimento, brindando afecto, ayudando en compra de medicamentos, entre otras.
  11. Acompañar durante el entierro a los muertos: Además de ser un ejemplo de obra de caridad, este implica un acto de apoyo a otros durante su tiempo de dolor. Enterrar a los familiares es el momento del desprendimiento, pues es cuando los seres queridos reaccionan que no podrán tener a esa persona a su lado por más tiempo. Así que servir de acompañante, puede ser muy útil para manejar el automóvil por ellos o velar por su seguridad.
  12. Consolar al triste: Otro gesto de caridad, es el de brindar consuelo a quienes han pasado por una situación dolorosa. Bien sea por la pérdida de una empresa, de un familiar, o alguna cosa que provoque una profunda tristeza. Este es un acto de empatía que nos humaniza durante las circunstancias fuertes de otros.
  13. Liberar al cautivo: Este ejemplo de obra de caridad, más allá de lo físico, consiste en permitir al privado de libertad sentirse valorado, en lugar de ser señalado por sus errores. Las prisiones más fuertes de los hombres que cometen actos delictivos, son las ataduras en su propio corazón y mente. Cuando conocen su verdadero potencial y valor, pueden sentir una libertad más refrescante y eso los ayudará a conseguir la libertad física.
  14. Educar al inculto: Cuando se educa al inculto sin pedir alguna remuneración a cambio, estamos evitando la monopolización del saber. Este es un buen ejemplo, ya que brindamos apoyo a un desfavorecido y le ofrecemos la oportunidad de aprender sobre nuevos oficios, o algún otro conocimiento que agregue valor a su vida.
  15. Tomar el lugar de otros: Sin que nadie lo sepa, puedes ayudar a una persona que incluso tampoco sabrá que la ayudaste. Es un acto en el que tomas el lugar de otros para actuar con responsabilidad, como recoger la basura que un niño tiró a la calle, unos pasos delante de ti. Eso es un acto de caridad, ya que aun si no conoces a las otras personas, tomas la responsabilidad por ellos y los ayudas, sin que se enteren.