Los prejuicios son opiniones y formas de pensar que surgen sin tener un conocimiento total y necesario para poder formarse una idea clara acerca de un tema. Esta información es esencial para dar una opinión objetiva; en este aspecto, se puede decir que un prejuicio es una idea previa y sacada de forma anticipada y que por lo general resulta negativa puesto que no se tiene todo el conocimiento como para sacar una conclusión correcta.

Los prejuicios se pueden dar en muchos ámbitos de la sociedad como es la religión, la política, grupos sociales, trabajo, escuela, los cuales suelen tener reacciones hostiles hacia otros grupos por ideas preconcebidas y que se les ha inculcado desde edades tempranas.

Ejemplos de prejuicios

Generalmente se les atribuye características negativas por el mero hecho de tener costumbres y pensamientos distintos. Esto se relaciona también a las costumbres de personas de diferentes regiones y países, incluso se puede tener un prejuicio contra una sola persona.

Pueden darse a causa de varios factores, pueden ser motivos raciales, diferencias de género, creencias religiosas, preferencias sexuales, entre otros. Sin embargo y a pesar de que pueda parecer extraño, hoy en día existen especialistas que afirman que este tipo de conductas prejuiciosas tienen su origen en una necesidad de todo ser humano por mantenerse protegido.

Ejemplos de prejuicios

  1. Pensar que todos los alemanes son fríos.
  2. La idea de que los rusos son todos borrachos.
  3. Decir que todos los chinos comen insectos.
  4. Las actitudes machistas y racistas.
  5. Los actos xenofóbicos.
  6. Excluir a una persona solo por vestirse de negro y tener tatuajes.